Opinión

BYOD: un nuevo fenómeno en la empresa

Rafael Gómez, product manager en Aryan Comunicaciones

Una tendencia en auge generada por las nuevas tecnologías en las empresas y que últimamente no dejamos de escuchar es el denominado BYOD. Pero ¿en qué consiste realmente? En inglés bring your own device o en castellano traiga su propio dispositivo supone que los empleados utilicen para su trabajo diario sus propios dispositivos móviles (smartphone, tablet, portátil…) en lugar de los terminales que le pueda ofrecer su empresa. Que un empleado pueda utilizar su dispositivo en su lugar de trabajo conlleva ciertas ventajas: un ahorro para la empresa, ya que se evita adquirir los dispositivos y los gastos que esto lleva asociado (comprar licencias, cargar con el software interno, cubrir seguros de robos y hurtos, asumir el deterioro de la tecnología, mantener costosos departamentos de IT), beneficiándose, además, de las últimas características y capacidades de los dispositivos ya que estos tienden a ser más vanguardistas. Los empleados, por su parte, trabajan de manera más satisfactoria ya que utilizan los dispositivos, aplicaciones y entorno tecnológico (navegador, procesador de texto, correo electrónico…) a los que están habituados, en lugar de utilizar los que les impone el departamento de IT de la empresa (dispositivos más económicos, menos vanguardistas, reutilizados o utilizados por múltiples usuarios…).

Por otra parte, se produce una mayor satisfacción del cliente, ya que se incrementa la disponibilidad por la posibilidad de que el empleado pueda realizar tareas laborales en sus ratos libres y tiempos muertos. En definitiva, se gana en efectividad y flexibilidad, lo que genera una mayor productividad a la larga. No hay que olvidar que este tipo de tendencia en la movilidad nos plantea la cuestión de la seguridad de la información. Por ello, para que no sea ineficiente y costosa es necesario que las organizaciones aseguren la solidez de sus sistemas desde dentro y que adopten una política clara de movilidad que incluya una estrategia BYOD, que debe incluir: consentimiento expreso con clausulas de confidencialidad y colaboración del trabajador; políticas de uso y seguridad específica; regulación técnica mediante la implantación de herramientas de gestión, monitorización y bloqueo; controles empresariales ante el uso de BYOD y formación y concienciación. En definitiva, el hecho de que los dispositivos móviles se estén expandiendo y sus capacidades aumentando hace que puedan ser utilizados en procesos complejos, cada vez más cubiertos por la amplia gama de tablets que disponemos para cubrir esta necesidad en la movilidad. Esto, unido al desarrollo del cloud computing, hace que el acceso a la información y la realización de las tareas se puedan llevar a cabo desde cualquier sitio con conexión a Internet de la manera más sencilla.