Noticias

Los 3 aceleradores de digitalización ERP en la pyme

Cloud

Por José Juan Sánchez, CMO de Ekon

Si bien la utilización de está extendida en empresas de tamaño medio, conviene revisar las últimas tendencias que dichas empresas demandan en este tipo de soluciones, ya que las necesidades han evolucionado mucho y aquellas empresas que adquirieron su sistema de gestión hace más de cinco años pueden estar funcionando con soluciones que no aportan el valor esperado a la organización. De hecho, en nuestro caso observamos que el ciclo de renovación de sistemas ERP en la mediana se está acortando en los últimos años debido principalmente a tres causas:

1. Cloud ERP

El modelo clásico de adopción de ERP bajo licenciamiento u on premise cada vez se muestra más caduco y está acelerando la obsolescencia de muchos sistemas de gestión ERP. En contraposición a este modelo, los sistemas ofrecen unos despliegues más sencillos, unos menores costes, una mayor flexibilidad (utilizo los recursos que necesito en cada momento), una mejor escalabilidad y una mayor seguridad (algo de especial importancia de aquí en adelante). Por tanto, si bien la penetración del cloud ERP en España siempre ha estado por detrás respecto a otros países europeos, ahora sus ventajas son un disparadero importante en la adopción o sustitución de sistemas de gestión ERP.

2. Adaptabilidad sí, pero desde un estándar

Un que se adapte fácilmente y crezca junto con el negocio va a evitar la obsolescencia temprana de dicha aplicación, que es de lo que se quejan muchas empresas, principalmente de tamaño mediano. En otras palabras, para que aporte valor, el ERP debe ser siempre un espejo de la casuística cambiante (mejora continua) de los procesos de la empresa.

El problema es que no todos los proveedores de ERP han sido capaces de ofrecer a la vez alta innovación y fácil adaptación en sus productos. Las empresas se han visto normalmente obligadas a optar por los beneficios de una u otra opción, ya que ambas alternativas eran excluyentes. Hoy, sin embargo, existen ya opciones intermedias que combinan la innovación y estandarización de los grandes fabricantes globales de ERP junto con la personalización y cercanía del proveedor local.

3. Analítica y visualización de datos

Un sistema ERP añade valor principalmente en la parte operacional, y si bien es capaz de automatizar los procesos entre las diferentes áreas de la empresa, a la hora de hacer analítica del negocio estos sistemas normalmente solo proporcionan vistas concretas de lo que ocurre en cada área funcional. Es decir, es difícil obtener vistas integradas y conectadas de lo que acontece a lo largo del negocio con un ERP. Dada esta situación, muchas empresas adquirían soluciones añadidas de BI (business intelligence), lo cual les hacía incurrir en altos costes de adquisición e implementación de una nueva herramienta.

De nuevo, en este campo también hay novedades recientes, ya que algunos fabricantes de ERP han incorporado potentes funcionalidades de analítica y visualización de datos embebidas en el propio ERP que son capaces de explotar información interrelacionada del negocio sin necesidad de recurrir a terceras soluciones analíticas que normalmente están pensadas para la gran empresa.

En definitiva, estas tres tendencias están propiciando un nuevo impulso en el mercado de sistemas ERP para la empresa mediana, algo que llega en un momento idóneo dada la relevancia que estas soluciones tienen en la transformación digital de este tipo de empresas.

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?