Noticias

La inmensa mayoría de los partners de Commvault ya ha vendido servicios de Metallic

Cloud

La compañía considera un “rotundo éxito” el recibimiento en España de su oferta de backup como servicio

Eulalia Flo, de Commvault.
Eulalia Flo, de Commvault.

Muchos proveedores de tecnología llevan unos años migrando su modelo de negocio a la nube y fomentando la venta de sus soluciones como un servicio. El movimiento es generalizado en la industria, independientemente de que se venda hardware, software, almacenamiento o redes. Commvault, especialista en soluciones de backup, también está girando en este sentido desde hace un par de años. A principios de 2020 Commvault lanzaba Metallic, un conjunto de soluciones de backup como servicio (BaaS).

Para ello incluso creaba una empresa dentro de su estructura. De esta manera, Commvault configuraba una oferta cloud a la altura de los tiempos y de las demandas de muchos clientes, que debido al teletrabajo y a la pandemia han desplazado muchas cargas de trabajo a la nube. En octubre de ese año, el proveedor anunció la disponibilidad de Metallic en varios países europeos. Y a principios de 2021 también lo hacía en los mercados español y portugués.

El 90% de los partners tradicionales han hecho ya transacciones con Metallic, una oferta que está disponible desde el agregador de servicios de Arrow

Metallic se asienta en Microsoft Azure y permite a las compañías proteger y tener copias de respaldo de todo tipo de activos tecnológicos, desde servidores físicos y virtuales (funciona con cualquier hipervisor), a bases de datos o herramientas de colaboración como Microsoft 365 y Teams. También facilita la generación de copias en la nube de los portátiles de los trabajadores en remoto, por ejemplo, o de aplicaciones de ventas como Salesforce.

Aterrizaje en España

Después de casi casi un año de promocionar Metallic en el mercado español, las cosas le van muy bien a Commvault, a juzgar por las manifestaciones de sus directivos locales. Eulalia Flo, directora general de Commvault en Iberia, dice que Metallic está siendo “un éxito rotundo”. Flo dice que ahora mismo las ventas de backup como servicio suponen aproximadamente un 10% de su negocio en España, y que van camino de que lleguen a un 15%. Además, asegura que Metallic “es una buena entrada en los clientes”, y que un 60% de las nuevas cuentas adquieren algún servicio por esta vía.

David Benito, de Commvault.
David Benito, de Commvault.

Por su parte, David Benito, director de canal de la compañía, comenta que el 90% de los partners tradicionales han hecho ya transacciones con Metallic, una oferta que está disponible desde el agregador de servicios de Arrow, el mayorista con el que trabaja Commvault en España. Y recalca que la venta del backup como servicio agiliza mucho los plazos a la hora de sacar adelante proyectos en el cliente final.

Según Benito, los partners se encuentran con que los seis o siete meses que se demoran los proyectos de implantación tradicionales, con Metallic se reducen a un mes. Hay que recordar que con Metallic, un negocio que en España lidera Elisa Martínez, los clientes tienen hasta seis copias de sus datos: tres en una región de su elección, y otras tres más de respaldo en otras zonas.

Security IQ: un panel para detectar vulnerabilidades en tiempo real

Commvault refuerza ahora la oferta de soluciones disponibles a través de Metallic. En concreto, presenta Metallic Security IQ, un panel de seguridad que proporciona a los clientes una visión rápida y significativa de las amenazas que afectan a su entorno de datos y a los backups de información. En un momento en que se están multiplicando amenazas para las empresas, como el ransomware, y donde las normativas sobre la gestión de los datos cada vez tienen más importancia, Security IQ permitirá a los administradores de TI detectar riesgos y vulnerabilidades en tiempo real, limitar su exposición a las ciberamenazas con controles de confianza cero y tomar decisiones de recuperación de datos realmente informadas, desde una única ubicación central.

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?