Opinión

Partners y proveedores, aliados naturales para el desarrollo del cloud computing

El canal es uno de los actores que más está contribuyendo a impulsar la consolidación del cloud computing en nuestro país: llega al cliente final y conoce mejor que nadie sus necesidades más concretas, sus inquietudes y preocupaciones. Desarrolla e implanta los proyectos IT que ayudan a las compañías y organizaciones a digitalizar sus procesos para adaptarse a las nuevas necesidades de sus stakeholders, ya sean internos o externos, y llegar de manera más eficiente al mercado. Sin el canal de servicios IT, el cloud computing no sería lo que es hoy: no crecería a un ritmo anual del 30% ni la mitad de las empresas gestionarían sus infraestructuras IT en modo Cloud.

En su sentido más amplio, podríamos definir el canal de distribución de servicios IT como las empresas que desarrollan servicios IT para un tercero. Su gran atractivo, y un elemento clave en la adopción del cloud, es la propia heterogeneidad de perfiles que encontramos en este sector de actividad. Desde agencias interactivas que desarrollan proyectos web, hasta consultoras IT e integradores que despliegan plataformas tecnológicas más complejas para aplicativos de negocio, o fabricantes independientes de software (ISV). Sin olvidarnos de los miles de desarrolladores web, autónomos o microempresas que gestionan los servicios de alojamiento para sus clientes finales.

Para convertir en realidad los proyectos IT que requieren sus clientes, el canal personaliza las plataformas open source, hace desarrollos a medida o integra el legacy de las organizaciones con novedosos aplicativos de negocio, por poner sólo unos ejemplos. Pero hay algo que el canal tiene cada vez más claro: su core de negocio es el cliente, sus requerimientos y sus proyectos; y no lo es la gestión de infraestructuras IT, un segmento tan especializado y tan fácilmente externalizable que apenas aporta valor a su cadena productiva: el diseño, la integración, el desarrollo web, la comunicación digital…

A pesar de la heterogeneidad de este perfil, existen unas necesidades comunes que están marcando el desarrollo actual de servicios IT y van a seguir haciéndolo en los próximos años. Y es que, en el fondo, todo partner busca lo mismo: soluciones flexibles e innovadoras sobre las que implementar su know how, fáciles de gestionar, con el mayor nivel de servicio, que maximicen su rentabilidad y reduzcan sus ciclos de desarrollo y comercialización, optimicen sus procesos de desarrollo, en modo pago por uso y sin inversiones iniciales.

Lo que busca el canal es contar con un socio tecnológico en el que externalizar la gestión de la infraestructura IT con total confianza. Que le ayude a diseñar y desarrollar una solución cloud sobre la que incluir en su propia oferta comercial para sus clientes finales, ya se trate de una tienda online o una aplicación de Business Intelligence o de IoT.

Por ejemplo, en Arsys contamos con varios partners que utilizan nuestra infraestructura para alojar los proyectos de SAP HANA de sus clientes, lo cual les ha permitido disminuir de forma drástica sus tiempos de despliegue y evitar inversiones en costosas y complejas arquitecturas dedicadas a este tipo de proyectos. O un amplio número de ISV que desarrollan software vertical y están relegando a un segundo plano el tradicional licenciamiento en su modelo de negocio a favor de un cada vez más demandado SaaS. También organizaciones que externalizan el puesto de trabajo con soluciones de Desktop as a Service (DaaS), liberando así a sus equipos técnicos de uno de los activos que más influyen en la productividad, pero cuya gestión puede consumir excesivos recursos internos, económicos y humanos.

Todos ellos son ejemplos de proyectos que están despuntando en los últimos meses y que seguirán apuntalándose en 2019 gracias al Canal. Sin embargo, lo verdaderamente importante es la tendencia que vemos detrás: una estrecha colaboración entre proveedores y partners para convertir los proyectos de los clientes en realidad y afianzar los procesos de Transformación Digital en España.

LA PREGUNTA
¿Está suponiendo la ley de registro horario una oportunidad de negocio para los partners de tecnología?