Opinión

Los contenedores a examen: ¿qué necesitas saber sobre ellos?

La adopción de estrategias cloud por parte de cada vez más empresas a nivel mundial es un hecho hoy en día. Los modelos de consumo y empresariales a través de la nube se consolidan día a día y, en vista de los últimos pasos dados en los procesos de digitalización de las empresas, esta tendencia no dejará de crecer. Según datos de la consultora IDC, para 2022 el 40% del gasto principal en TI estará relacionado con la nube. Y esta cifra aumentará hasta el 80% para 2028.

Además, dentro del desarrollo de soluciones y estrategias cloud para agilizar los procesos de automatización, los contenedores han llegado para jugar un importante papel. Esta tecnología en alza y relativamente nueva comparte una visión similar con la virtualización del hardware: la consolidación de múltiples entornos seguros en un solo host. Pero lo que hace que los contenedores sean diferentes a lo que les precede es que utilizan el mismo sistema operativo para ejecutar diferentes aplicaciones en paralelo en un entorno cerrado y seguro. Básicamente se trata de convencer a las aplicaciones de que tienen un sistema operativo exclusivo, de la misma manera que la virtualización convence a la máquina virtual de que tiene un hardware exclusivo.

El “infierno de la dependencia”

El “infierno de la dependencia” es un término utilizado por los desarrolladores para referirse a una situación en la que un desarrollador construye una aplicación que funciona perfectamente en su plataforma de desarrollo, pero cuando la mueve a un sistema de pruebas ya no funciona. La única solución es volver a la “mesa de dibujo” y comprobar que la aplicación no tiene ningún error, simplemente la aplicación suele depender de algo con lo que sí que se cuenta en el sistema de desarrollo, pero no está presente en el sistema de pruebas ¿Y cuál podría haber sido la solución a este problema? Los contenedores.

Los contendores funcionan con el mismo principio básico que lo hace la virtualización, pero actúan de forma muy diferente. Como cada contenedor solo contiene la aplicación, las bibliotecas, los frameworks, etc. de los que depende, se puede cargar una gran cantidad de estos componentes en un solo host. Esto permite que los contenedores puedan “hablar” directamente con el sistema operativo central, sin que sea necesario que cada contenedor replique el sistema operativo completo. Como resultado, los contenedores se mantienen como unidades muy pequeñas, lo que las hace más ágiles. Y, lo mejor de todo, reduce los costes generales.

Ventajas de los contenedores

El uso de contendores ofrece a los desarrolladores una herramienta fácil de empaquetar, ligera y que puede funcionar en cualquier parte, además de garantizar el correcto funcionamiento de las aplicaciones desarrolladas, independientemente de donde se alojen, ya que el contenedor tiene todo lo que necesita para garantizar su correcto funcionamiento.

Otra de las ventajas de los contenedores es que posibilitan los microservicios. En lugar de contar con una gran aplicación monolítica, los contenedores permiten la descomposición de las aplicaciones en pequeñas partes que se comunican entre sí. Esto se traduce en que diferentes equipos pueden trabajar en diferentes partes de la aplicación de forma independiente.

Los sistemas de gestión son clave en la red de contendores

Hasta aquí todo parecen ventajas y grandes avances en el proceso de desarrollo de aplicaciones. Sin embargo, la diversificación de los contenedores, los microservicios y la posibilidad de extenderlos a través de múltiples host también pueden provocar dificultades en la gestión. En Arrow somos expertos asesores en sistemas de gestión de contenedores. Estos software aseguran el buen funcionamiento y permiten a los administradores escalarlos en función de la demanda. Los sistemas de gestión también garantizan que, en el caso de un fallo en el host, los contenedores puedan trasladarse fácilmente a otro host disponible para que sigan funcionando.

Es probable que a corto plazo veamos un crecimiento tanto en máquinas virtuales, contenedores o servidores bare-metal, todas ellas tecnologías con un importante crecimiento que no deberíamos ignorar. A pesar de que es muy probable que las empresas obtengan grandes beneficios al introducir contenedores en su infraestructura de TI, hoy en día es común ver mezclas de diferentes tecnologías a este respecto. Tanto las máquinas virtuales como los contenedores tienen puntos fuertes y débiles, pero juntos pueden complementarse mutuamente en lugar de ser tecnologías competidoras.

LA PREGUNTA
¿Va a haber roturas de stock en el canal en la recta final de 2020?