Noticias

Microsoft promueve el cambio a la nube entre partners y clientes

Distribuidores

La compañía reúne durante dos días a casi 2.000 profesionales para contarles las ventajas operativas y financieras del cloud.

 Microsoft sabe que el cloud ha venido para quedarse y que en la nube, además, tendrá que pelear más que nunca porque los nuevos competidores, como Google, Salesforce o Amazon, van a por todas en nichos hasta ahora intocables para el proveedor de Windows, como el de la microinformática.
  En el recinto ferial de Madrid, Ifema, Microsoft y algunos socios comerciales y tecnológicos reúnen estos días a casi 2.000 clientes y partners en las jornadas Destino a la nube. La idea es convencer a todos de las bondades de un modelo donde se paga en función del uso y se evita al cliente la enorme complejidad de mantener sistemas que incluyen software, sistemas, redes y servicios. En la iniciativa se han implicado como patrocinadores HP, Intel, Qurius, Nokia, Telefónica y Vodafone. También han participado como colaboradores Acer, Fujitsu, Seidor o GTI.     María Garaña, la presidenta de Microsoft Ibérica, volvió a insistir en los beneficios de la nube para la empresa española. Según sus datos, dos tercios del presupuesto TI de las empresas va destinados al mantenimiento de la infraestructura, mientras que solo un 20% va dirigido a la compra de tecnologías para crecer y un 14% se dedica a la innovación. Con el cloud, esta situación se puede revertir.     Garaña recordó que la apuesta por el cloud de su compañía va más allá de la mera retórica y que Microsoft va a poner dinero sobre la mesa para llevar la nube al tejido productivo local. Sin ir más lejos, esta semana, Microsoft y sus socios presentaron un plan de modernización de la pyme en el Ministerio de Industria que contempla una inversión de 30 millones de euros en tres años con el objetivo de que un millón de entidades se suban al carro de la informática online.     Por el momento, Microsoft está logrando que 160 compañías suban a la nube cada semana. A estas alturas, Microsoft y su canal atienden a más de 1,6 millones de usuarios que tienen contratado algún tipo de software empresarial por Internet. Desde que a principios de año se hizo pública la decisión del BBVA de migrar de Outlook a Gmail y al resto de aplicaciones de colaboración del buscador (Calendar, Docs, Groups…), lo que va a afectar a 110.000 trabajadores del banco en 26 países, Microsoft no deja pasar ninguna oportunidad para airear también sus “éxitos” en la nube.     Garaña hizo un repaso por sus grandes implantaciones: la Universidad de Barcelona (97.000 usuarios con Office 365), Transmediterránea (una solución global de gestión de billetes sobre Azure), la Generalitat de Catalunya (105.000 funcionarios con Exchange hosteado) e ING (virtualización de servidores).     Hay quien cree que el cloud computing acabará por eliminar puestos de trabajo, muchos en el canal. Sin embargo, Vahé Torossian, el vicepresidente corporativo de Microsoft que precedió a Garaña en su presentación, se refirió a un informe de IDC que asegura que el cloud computing creará 49 millones de puestos de trabajo hasta el 2015 en todo el mundo. En España, el cloud ha creado casi 56.000 empleos el pasado año y dará lugar a 134.000 durante 2015.     Las jornadas Destino a la nube también han tenido una vertiente técnica con sesiones paralelas donde los clientes y socios comerciales han podido conocer los últimos lanzamientos de la compañía, como System Center 2012, SQL Server 2012 RTM, Windows Server 8 beta y Visual Studio 11 beta. Además, Microsoft también ha dado a conocer novedades para desarrolladores en torno a Windows Azure, Windows Phone y Windows 8.

LA PREGUNTA
¿Va a haber roturas de stock en el canal en la recta final de 2020?