Noticias

Sí, es obligatorio reciclar los cartuchos de tóner y tinta de las impresoras

Fabricantes

Desde el pasado 15 de agosto ha entrado en vigor una nueva normativa europea que obliga a reciclar los consumibles de las impresoras y tratarlos como residuos electrónicos

Reciclaje de cartuchos
Reciclaje de cartuchos

Desde el pasado 15 de agosto ha entrado en vigor una nueva normativa europea que obliga a reciclar los cartuchos de tóner y tinta de las impresoras. Aunque muchas empresas aún no están al tanto de la nueva reglamentación, lo cierto es que tanto mayoristas como distribuidores y fabricantes están obligados a recoger y gestionar los consumibles de forma eficiente.

En este sentido, Recyclia, una de las primeras plataformas especializadas en recogida de residuos, acaba de poner en marcha el primer sistema colectivo dirigido a recoger y gestionar los cartuchos de tóner y tinta de las impresoras. Los nuevos sistemas, denominados Tragatóner y Tragatinta, respectivamente, convierten a Recyclia en una entidad con capacidad para reciclar todo tipo de residuos electrónicos.

Recyclia, que en los últimos años ha gestionado 44.000 toneladas de residuos, tiene previsto recoger unas 1.000 toneladas de consumibles de impresión (unos 6,6 millones de unidades), el equivalente al 65% de los kilos puestos en el mercado por los fabricantes adheridos a Ecofimática. Los cartuchos de tinta, procedentes en su mayoría del canal doméstico, representarán el 23%, y el 77% restante corresponderá a cartuchos de tóner, cuyo principal canal de recogida será el canal de distribución, según recoge la web Residuos profesional.

Recyclia quiere concienciar prioritariamente a los usuarios domésticos y con este objetivo tiene previsto instalar 42.000 puntos de recogida en grandes superficies y establecimientos comerciales, grandes empresas, edificios públicos y puntos limpios.También creará una página web y una aplicación móvil para consultar los puntos más cercanos y certificará la trazabilidad de los contenedores, desde su origen en el distribuidor o empresa que solicita la recogida, hasta su procesamiento final en las plantas de tratamiento.

Según José Pérez, consejero delegado de Recyclia, “un usuario final puede desechar una impresora al cabo de 4 o 5 años de media, pero sustituye un cartucho cada 4 o 5 meses. Nuestro objetivo es ofrecer una solución eficaz, operativa y garantista del cumplimiento de la normativa y concienciar a los usuarios sobre la importancia de reciclar unos residuos, cuyo destino actual más frecuente es el contenedor de basura”.

Dos sistemas de reciclaje

Actualmente, en nuestro país, conviven dos sistemas de recogida de consumible de impresión vacío: por un lado, los sistemas de cada fabricante para recuperar sus propios cartuchos, y por el otro, los gestores que recogen aquellos que tenga un valor de reventa para los llamados remanufacturadores, quienes los reintroducen rellenados en el mercado, restando ventas de los consumibles originales.

A partir del 15 de agosto, los consumibles de impresión con partes eléctricas, es decir la mayoría de los que se comercializan, se considerarán aparatos electrónicos y, por tanto, se les aplicarán las mismas obligaciones que al resto del hardware. Hasta el próximo cambio de la normativa, la responsabilidad medioambiental recae en el usuario.

A partir del día 15, los productores de consumibles serán responsables de financiar y organizar la recogida de estos residuos, así como de cumplir el objetivo de recogida fijado para el resto de aparatos electrónicos: en 2018, el 55% de la media del peso de los cartuchos introducidos en el mercado español en los tres años anteriores. 

Asimismo, los distribuidores de consumibles deberán recoger el cartucho en desuso, en caso de que el consumidor adquiera uno nuevo y los establecimientos de más de 400 m2 tendrán que disponer de contenedores para recoger el consumible usado sin necesidad de la compra de otro. Además, la venta online tendrá las mismas obligaciones que los establecimientos físicos.

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?