Noticias

Pat Gelsinger, CEO de Intel: “Los chips serán el 20% de los coches en 2030”

Fabricantes

El mercado total para el silicio de automoción se duplicará a finales de la década hasta alcanzar los 115.000 millones de dólares, aproximadamente el 11% de todo el mercado del silicio.

Durante su primera presentación presencial desde que asumió la dirección de Intel en febrero, el CEO de la compañía, Pat Gelsinger, pronosticó que los semiconductores representarán más del 20% del total de la lista de materiales (BOM, por sus siglas en inglés: es un listado completo de las materias primas, las piezas y las herramientas necesarias para fabricar un determinado producto) de los vehículos de alta gama para 2030. Esto implica una impactante tasa de crecimiento cinco veces superior al 4% de 2019. Supone una situación que se produce en medio de la creciente demanda de semiconductores en general. Gelsinger predijo que el mercado total para los semiconductores automáticos casi se duplicará a finales de la década a 115.000 millones de dólares, lo que representa más del 11% de todo el TAM de silicio. Esta tendencia está impulsada por lo que Gelsinger denominó “la digitalización de todo” y cuatro superpoderes -computación ubicua, conectividad omnipresente, infraestructura en la nube hasta el edge, e Inteligencia Artificial (IA, por sus siglas)- que están impregnando las industrias de la automoción y la movilidad.

Inversión de Intel en Europa

Para explicar su punto de vista, Gelsinger recordó que Intel tiene planes para construir al menos dos nuevas fábricas de vanguardia de semiconductores en Europa y que también prevé futuras inversiones que podrían alcanzar los 80.000 millones de euros durante la próxima década. También detalló elementos de la estrategia IDM 2.0 ya anunciada y compartió cómo esos programas se aplicarán específicamente a las industrias de la automoción y la movilidad en la Unión Europea.

Desde Intel Foundry Services, que se anunció en marzo, se está participando activamente en conversaciones con posibles clientes en Europa, incluyendo empresas de automoción y sus proveedores. En la actualidad, la mayoría de los chips de automoción se fabrican con tecnologías de proceso heredadas. A medida que las aplicaciones de automoción pasan a depender de un procesamiento de más alto rendimiento, los chips también están empezando a migrar a tecnologías de proceso más avanzadas. Intel se está asociando con los principales actores del sector de la automoción y está destinando importantes recursos en Europa para ayudar a impulsar esta transición en todo el mundo en los próximos años. Además, la compañía ha anunciado sus planes de establecer una importante capacidad dedicada a la fundición en su sede de y lanzar Intel Foundry Services Accelerator para ayudar a los diseñadores de chips de automoción a realizar la transición a nodos avanzados. Para ello, Intel está creando un nuevo equipo de diseño y ofreciendo propiedad intelectual (IP, por sus siglas en inglés) tanto personalizada como estándar para satisfacer las necesidades específicas de los clientes del sector del automóvil.

Gelsinger describió esta situación como un gran reto y una enorme oportunidad, así como el momento perfecto para que Intel dé un paso al frente. “Esta nueva era de demanda sostenida de semiconductores necesita una visión amplia y audaz”, afirmó Gelsinger. “Como CEO de Intel, tengo el gran privilegio de estar en posición de reunir la energía de 116.000 empleados y un enorme ecosistema de diseño y fabricación de chips para satisfacer la demanda”.

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?