Noticias

No todo es oro: el canal de impresión afronta varios cierres

Mayoristas

Los mayoristas DBP y Levante Escribano cesan su actividad damnificadas por el cierre de las oficinas y acosadas por la prácticamente nula operatividad de impresoras y multifuncionales corporativos

desaparición empresas
desaparición empresas

No es oro todo lo que reluce. Durante el largo año de pandemia uno de los sectores más activos ha sido el sector TI porque ha sido el encargado de suministrar equipamiento para facilitar el teletrabajo y la educación a distancia de empresas y estudiantes. El canal TI se ha visto beneficiado de este tsunami de demanda que ha llegado a provocar roturas de stocks en muchos modelos de portátiles, PC, monitores y tabletas.

Sin embargo, no ha sucedido lo mismo con el sector de impresión, mucho más afectado por el parón de la actividad en las oficinas y la prácticamente nula operatividad de los periféricos corporativos, impresoras y multifuncionales, durante estos largos meses. Como consecuencia de esta parálisis las ventas del mercado A3 descendieron un 33% y un 18% en el negocio A4, según datos facilitados por Eduardo Valdés, director comercial de Konica Minolta. “El mercado llegó a caer un 50% en junio del pasado año, aunque afortunadamente esas cifras se han ido recuperando”.

DBP, Distribuidora Burgalesa de Papelería, con más de veinticinco años de presencia en el mercado de la distribución, tuvo que echar el cierre por el parón de la actividad en las oficinas

Muchos mayoristas y distribuidores de mediano y pequeño tamaño tuvieron que afrontar por aquel entonces una situación de parada en seco por la nula actividad y algunos de ellos no fueron capaces de remontar el tremendo envite que supuso el estallido de la pandemia. Es el caso del mayorista DBP, Distribuidora Burgalesa de Papelería, que, con más de veinticinco años de presencia en el mercado de la distribución, tuvo que echar el cierre ante la incapacidad de hacer frente a la parálisis del mercado de impresión. El mayorista, con unos ingresos de 13,40 millones de euros en 2019 y en la mitad de la tabla del Ranking del Canal TI elaborado por CHANNEL PARTNER, fue una referencia y un modelo de éxito y de gestión por su perfil de mayorista regional con vocación nacional.

Más desapariciones

Algo parecido ha sucedido con la firma Levante Escribano, una empresa con sede en Valencia que en 2019 registró unos ingresos de 15,79 millones de euros y unas pérdidas superiores al medio millón de euros, y que ahora no mantiene actividad comercial alguna y se ha visto obligada a cerrar su sede, según datos facilitados por eInforma. Aunque el teléfono y la web de esta empresa están activos, esta publicación no ha obtenido ninguna respuesta en los sucesivos intentos de toma de contacto.

Afortunadamente, otros mayoristas del ámbito de impresión no se han visto tan damnificadas y han podido mantener su actividad a pesar del desabastecimiento en algunas líneas de consumibles y las dificultades que han debido afrontar sus clientes más pequeños, el tradicional reseller del negocio de impresión. “No ha sido un año malo, aunque ha habido menor volumen de negocio para algunos de nuestros clientes”. Así lo explica José Daniel Gallar, responsable de comunicación y marketing de UFP, mayorista oficial de marcas como HP, que incluso han podido trasladarse a unas oficinas y un almacén más grande. Con Madrid y Cataluña como mercados de referencia, el mayorista de origen francés está sabiendo vadear las curvas de la mejor manera posible.

 

LA PREGUNTA
¿Está notando en su negocio un incremento de la morosidad o de los impagos debido a la crisis económica que está dejando la Covid-19?