Noticias

El canal sigue creciendo, a pesar de la “ilusión estadística” y la crisis de componentes

Mayoristas

Los mayoristas facturan un 12,2% más entre abril y junio, aunque un segmento tan importante como el de portátiles cae un 0,2% en términos interanuales

Fuente: GfK (en euros).
Fuente: GfK (en euros).

Las ventas en el canal informático español siguen avanzando a fuerte ritmo, a pesar de los muchos trimestres de altos crecimientos que acumula y de la crisis de los componentes, que está estrangulando las cadenas de suministro a nivel global. Según datos de GfK a los que ha tenido acceso CHANNEL PARTNER, el canal mayorista facturó en el segundo trimestre de este año 1.503 millones de euros, un 12,2% más que en el mismo periodo de 2020, cuando ya la pandemia se había desatado y las ventas de portátiles y otros dispositivos para el teletrabajo estaban por todo lo alto.  En todo el primer semestre, los mayoristas que monitoriza GfK, que representan una parte sustancial del mercado español, facturaron 3.040 millones de euros, un 13,4% más.

Fuerte tirón de los smartphones

Por líneas de producto, en el segundo trimestre, destacó la evolución de los smartphones, que permitieron a los mayoristas facturar un 43,9% más que un año antes. En total, la facturación que dejó este producto al canal informático fue de 286 millones de euros. Este fuerte repunte se debe a que al comienzo de la pandemia, en la primavera de 2020, las tiendas físicas cerraron a cal y canto y precisamente fueron los teléfonos inteligentes los que más sufrieron por el colapso del retail. Además, Elena Toribio, business manager de GfK, recuerda que no fue hasta la segunda mitad de 2020 cuando los smarpthones empezaron a tener más presencia en el mix de producto de los mayoristas.

José Ángel Sánchez, de Depau.
José Ángel Sánchez, de Depau.

 

Las ventas de portátiles se estancan

La otra cara de la moneda de este segundo trimestre del año fue para los portátiles, que cayeron ligeramente en términos de facturación (0,2%) y se quedaron en los 282 millones de ingresos. José Ángel Sánchez, director de marketing de Depau, uno de los mayoristas que más creció en el mercado español en 2020, cree que este ligero retroceso es en realidad “una ilusión estadística”. “Al comparar el segundo trimestre de este año con el segundo de 2020, un momento en que se produjo un incremento brutal de la demanda de tecnología, va a ser difícil que este segundo trimestre sea aún mejor”. De hecho, esa “ilusión estadística” es la que está haciendo que el propio Depau haya crecido en lo que va de año sólo un 4%, cuando acabó el 2020 con un aumento de la facturación del 36%, e incluso de un 40% en los tres primeros meses de este ejercicio.

Por su parte Moisés Camarero, director general de Compusof, uno de los partners de referencia de HP en España, sí que achaca la gran variación de cifras de venta de los portátiles a la crisis de los componentes y a los retrasos que está originando en las entregas de producto. "Las cifras anómalas se deben al cambio en los períodos de entrega por la elevada demanda. Han pasado de cuatro semanas a cuatro meses, por lo que, en la práctica, habrá un trimestre entero con pocas entregas", señala Camarero. No obstante, el directivo cree que el mercado volverá a sus cauces normales a partir de octubre.

Moisés Camarero, de Compusof.
Moisés Camarero, de Compusof.

Otra línea de producto que tampoco sale muy favorecida en la estadística interanual son las tablets. Según GfK, este mercado cayó un 20,8% entre abril y junio en términos de facturación. Otra vez hay que señalar que en la primavera de 2020, cuando millones de trabajadores y alumnos tuvieron que quedarse en casa, fue uno de los productos más demandados. Y eso distorsiona la comparativa interanual.  

Buenas noticias en impresión

Donde sí hay noticias evidentes de recuperación es en el mercado de impresión. Según GfK, la facturación del canal mayorista por la venta de impresoras se elevó en este segundo trimestre del año un 23,6% (hasta los 28,5 millones de euros), mientras que los consumibles avanzan un 29,3%, hasta totalizar algo más de 89 millones. En los mismos meses de 2020, la impresión fue una de las tecnologías que más sufrió porque las oficinas se quedaron vacías y los parques de máquinas inutilizados. De hecho, por aquellas fechas, fueron cancelados o renegociados a la baja muchos contratos de pago por uso.

Elena Toribio, de GfK.
Elena Toribio, de GfK.

Elena Toribio, de GfK, también alude al factor precio para explicar este fuerte repunte en impresión. “Hay que tener en cuenta que el año pasado, con el tema del estudio y trabajo en el hogar, se produjo un cambio de mix, incrementándose el segmento de tinta, de precio medio más bajo. Mientras que en 2021 se van recuperando los dispositivos de tecnología láser, lo que hace que se incremente la facturación”. Más estable ha sido la evolución de los desktops, que crecen ligeramente en términos de ingresos (1,6%), empujados por la lenta vuelta de las plantillas a los lugares de trabajo.

LA PREGUNTA
¿Cuánto cree que durarán los problemas de suministro y abastecimiento?