Noticias

Cambio en la dirección mundial de Arrow

Mayoristas

El mayorista anuncia el nombramiento de Sean Kerins, que hasta ahora era director de operaciones, como nuevo presidente y CEO

Sean Kerins, CEO de Arrow.
Sean Kerins, CEO de Arrow.

Arrow Electronics, uno de los primeros mayoristas de tecnología del mundo por volumen de facturación, anuncia el nombramiento de Sean Kerins como nuevo presidente y CEO de la compañía, a partir del 1 de junio de 2022, sucediendo a Michael Long en el cargo, quien, a partir del próximo 1 de junio se convertirá en presidente ejecutivo de la junta directiva de Arrow. 

Kerins, con casi 15 años de veteranía en Arrow, ha sido director de operaciones desde diciembre de 2020. Anteriormente, ocupó el puesto de presidente global de la división de negocio Enterprise Computing Solutions de Arrow desde 2014, tras haber ocupado el puesto de presidente de la región de Norteamérica de esa misma división. Antes de unirse a Arrow en 2007, Kerins trabajó diez años en EMC en cargos de ventas y servicios profesionales, y más tarde en Coopers & Lybrand Consulting, así como ingeniero industrial en General Motors.

Kerins posee un grado en ingeniería de la Universidad de Siracusa y un Máster en Administración de Empresas del Kellogg School of Management de la Universidad Northwestern. "Es un honor para mí dirigir esta compañía hacia el futuro", afirma Kerins. "Realmente ha sido un privilegio trabajar con Mike y un equipo lleno de talento como Arrow durante los últimos casi 15 años. Centraremos nuestros esfuerzos en impulsar un crecimiento rentable y la creación de valor para nuestros accionistas, proveedores, clientes y empleados". 

"El liderazgo de Sean y su probada trayectoria profesional en Arrow lo convierten en el ejecutivo ideal para suceder a Mike Long", comenta Barry  Perry, director principal independiente de la junta directiva de Arrow. "Nuestro compromiso con la planificación de una sucesión plurianual proporciona continuidad a nuestros accionistas, clientes, proveedores y empleados". 

 

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?