Opinión

Sostenibilidad: una obligación para sobrevivir

JOSÉ MARÍA SÁNCHEZ, director general de Qurius en España

  La sostenibilidad no sólo afecta a las personas y al planeta en que vivimos, sino a la misma rentabilidad de nuestras compañías. Sostenible es aquello que “progresa perpetuamente”. La sostenibilidad no habla sólo del futuro, habla desde ahora hasta el futuro más lejano, de forma continuada, o ¿es que acaso no queremos empresas que sobrevivan a largo plazo? La sostenibilidad habla sobre todo de eficiencia, de nuevas formas de innovar y trabajar, de valores que deben ser parte del corazón empresarial.     La legislación al respecto crecerá en los próximos años de manera exponencial y con ella las exigencias gubernamentales hacia las empresas en la materia, es algo que debemos empezar a tomar en serio. Pero seamos claros: no se trata sólo de atender las exigencias de grupos de defensa del medio ambiente, no se trata siquiera de pensar sólo de manera proactiva como combatir la contaminación o la amenaza del calentamiento global. Es mucho más que eso.     La sostenibilidad es algo que incide directamente en cuatro puntos: a nivel social, en la calidad de vida de las personas; en el ámbito económico, en la rentabilidad de nuestras empresas; a nivel medioambiental, el planeta en que vivimos; y a nivel cultural, en cuanto a la integración de sexos, razas y personas. Ejemplos hay muchos, como la eficiencia energética, que implica por una parte reducción de costes, pero al mismo tiempo conlleva procesos eficientes y, por tanto, mejoras del negocio.

El “Green IT” y todas las soluciones que desarrollamos los profesionales de las TI no sólo nos deben hacer mejores en este campo, sino que deben trasladar estos conceptos a nuestros clientes, con la oferta de aplicaciones y herramientas centradas no sólo en el punto –de por sí muy importante- del cumplimiento de normativas, sino desde el de la propia eficiencia y productividad.

También la tecnología actual nos habilitará nuevas formas de trabajar, con el acceso desde cualquier parte y en cualquier momento a las herramientas, aplicaciones y sistemas que podamos necesitar. Cloud Computing jugará un papel capital en estas nuevas formas de trabajar. Las nuevas tecnologías de comunicaciones y las aplicaciones “en la nube” hacen viable implantar nuevas formas de hacer: teletrabajo ‘controlado’, reuniones online, trabajo en colaboración a distancia... No hacen falta análisis demasiado exhaustivos sobre lo qué la tecnología puede suponer en el desarrollo de formas de trabajar más sostenibles.

A día de hoy, todas las empresas deben tener en cuenta estos factores y comprender que los requerimientos y normativas en estas áreas seguirán aumentando en los próximos años. Quién no sea capaz, a medio plazo, de entregar productos y servicios conformes con las exigencias administrativas y del propio mercado, quedará fuera. Y esta es, sin duda, una forma bastante realista de ver si nos interesa o no la sostenibilidad. Nos interesa.

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?