Noticias

LG se retira del negocio de la telefonía móvil al no poder remontar los números rojos

Movilidad

Las pérdidas en este negocio desde 2015 abocan a LG al cierre de esta unidad. De todas formas, la compañía mantendrá el soporte y las actualizaciones de los teléfonos comercializados hasta la fecha

Fernando Torres promociona un móvil de LG en 2016.
Fernando Torres promociona un móvil de LG en 2016.

En una escueta nota informativa, LG Electronics da cuenta hoy de una importante decisión corporativa al anunciar el cierre de su unidad de teléfonos móviles, algo que ocurrirá realmente el 31 de julio de este año. La decisión ha sido aprobada por el consejo de administración del gigante asiático, que es sobre todo conocido en el mercado español por su línea de imagen y electrodomésticos. 

LG asegura que toma la decisión estratégica de salir del sector de telefonía móvil "después de varios años de pérdidas en este negocio". En la última presentación de resultados, en enero de este año, la corporación LG ya había adelantado que el futuro de su negocio de smartphones estaba abierto a "cualquier posibilidad". Y es que desde el segundo trimestre de 2015 está en números rojos y las pérdidas acumuladas ya rozaban los 4.500 millones de dólares.

La firma coreana, que en España se ha valido de figuras del deporte como Fernando Torres para promocionar su móviles, dedicará así más recursos a otras áreas en crecimiento, como componentes de vehículos, dispositivos conectados, smart homes, robótica, inteligencia artificial y soluciones y servicios B2B.

Tras esta decisión, LG no lanzará nuevos modelos de smartphones al mercado, pero los teléfonos LG ya producidos "seguirán estando disponibles para su compra y con todas las funcionalidades actuales de aplicaciones de terceros intactas". Asimismo, LG se compromete a seguir dando soporte a los usuarios, así como el servicio postventa habitual. También, según la nota informativa emitida, seguirá respetando la política actual de actualizaciones de software y sistema operativo. "Además, se mantendrá en todo momento la garantía estipulada para los usuarios y se seguirán proporcionando accesorios y piezas de servicio para los modelos existentes".

Además, LG trabajará "de forma estrecha con proveedores y partners para asegurar la máxima transparencia en la disolución del negocio móvil". Hay que decir que hace una década LG plantó cara a su eterno rival coreano, Samsung, y a Apple, pero que en los últimos tiempos había dejado de ser un competidor relevante en el mercado mundial, donde fue relegado además por Huawei y otros pujantes proveedores chinos, como Xiaomi, Realme, Vivo y Oppo

 

 

LA PREGUNTA
¿Está notando en su negocio un incremento de la morosidad o de los impagos debido a la crisis económica que está dejando la Covid-19?