Opinión

Un parque doméstico muy envejecido

El año pasado fue, en términos generales, un buen ejercicio para el sector informático. Aunque hubieron compañías y líneas de negocio que sufrieron, con la pandemia se vendió tecnología como no se había visto en mucho tiempo. La eclosión de la demanda la notaron sobre todo los fabricantes y revendedores de portátiles, porque millones de empleados y familias no tuvieron más remedio que pertrecharse para el teletrabajo y la educación a distancia, y también los proveedores de servicios cloud.

Pues bien, en el primer trimestre de 2021 el gasto tecnológico mantiene la tendencia al alza. Y en el ámbito de la movilidad, los números son francamente buenos. Según datos de GfK a los que ha tenido acceso CHANNEL PARTNER, entre enero y marzo se vendieron 667.000 portátiles a través del canal mayorista en España, un 49% más de máquinas que al comienzo de 2020. El motivo principal de este tirón han sido las ventas a colegios. No hay que olvidar que sigue en marcha el plan ‘Educa en Digital’, con el que el Gobierno central quería poner este curso hasta medio millón de dispositivos en manos de los alumnos con más dificultades para seguir las clases desde casa.

Además, hay otro dato muy alentador y que demuestra que, a pesar de lo vendido desde el principio de la pandemia, todavía la renovación de los equipos está pendiente en muchos hogares. Un estudio de intención de compra realizado por Intel el pasado verano revelaba que todavía había en este país siete millones de familias considerando cambiar de ordenador, lo que suponía una oportunidad de negocio para el sector de 4.500 millones de euros.

Además, más de la mitad de hogares que participaron en ese estudio reconocieron que no estaban satisfechos con sus ordenadores personales por considerar que no ejecutaban correctamente las aplicaciones instaladas o por tener un arranque lento. Son números que demuestran que siguen quedando muchos equipos obsoletos en los domicilios, como consecuencia de años en que las familias se dejaron seducir por el smartphone, y desatendieron y relegaron el PC, que ahora les saca las castañas del fuego. 

LA PREGUNTA
¿Cuánto cree que durarán los problemas de suministro y abastecimiento?