Noticias

Windows 8 busca su sitio en el universo "tablet"

Negocio

Es inminente la aparición del nuevo sistema operativo de Microsoft, que triunfará si logra hacerse un hueco en un mercado dominado por el iPad de Apple. El éxito en el PC parece asegurado. Los resellers tendrán su oportunidad con las empresas que demanden movilidad

 Si las cosas marchan como se espera, Microsoftlanzará al mercadoWindows 8 en la primera parte de 2012. Desde la empresa de Redmond no han dado muchos detalles sobre la fecha definitiva, pero, por las últimas versiones de desarrollo presentadas, todo indica que antes del verano habrá nuevo sistema operativo.
  Sin embargo, el propio Windows puede ser el mayor enemigo del nuevo Windows. No es que la octava entrega del conocido sistema operativo se vaya a autofagocitar. Más bien será Windows 7 quien presente la mayor competencia al inminente lanzamiento de Microsoft. “Efectivamente, las buenas sensaciones que los usuarios tienen con Windows 7 no provocarán una migración masiva de sistemas”, comenta Álvaro Elorriaga, director de marketing del mayorista GTI.     Y es que la última versión estable de su plataforma ha dado muy buenos resultados, al ser robusta y corregir muchos de los errores que hicieron indeseable a Vista. En su comunicación de resultados del segundo trimestre fiscal de 2012, Microsoft ha revelado que ha vendido 525 millones de licencias de Windows 7 desde 2009, lo que da idea de su implantación. Sin embargo, el obstáculo que supondrá Windows 7 para la inminente nueva versión del sistema tiene matices.     Este es otro de los ingredientes del nuevo sistema operativo: su orientación hacia todo tipo de dispositivos, no solo el PC. Es lo que los expertos llaman un sistema multiplataforma. Sin duda, Microsoft es una empresa innovadora que en muchas líneas de desarrollo marca la pauta, pero, como gran multinacional que es, también tiene el problema que aqueja a los gigantes: la lentitud de reacción ante determinadas tendencias. Es lo que está pasando al fabricante de Redmond con las tabletas.     Según la consultora IDC, en 2010 se vendieron 18 millones de tabletas en todo el mundo y las previsiones para 2011, aún por confirmar, es que se hayan comercializado 22 millones de estos dispositivos solo en la región EMEA y unos 60 millones en todo el planeta. Sin embargo, la realidad es que este mercado está dominado por el iPad de Apple, dispositivo que usa el 65% de los usuarios de estos aparatos. Aunque esta penetración se va a ir erosionando a medida que salgan nuevos competidores.  
La importancia del mundo del tablet no solo es el dispositivo, el hardware en sí, sino todo el ecosistema de aplicaciones que giran alrededor del mismo. Con Windows 8, Microsoft quiere hacer pie en un mercado que hasta ahora le resulta inexplorado. Para Eduard Tomàs, de Raona, el fabricante llega tarde, aunque “la fuerza de la marca Windows es un activo muy importante, así como el esperado soporte para equipos con chips ARM”. No obstante, Tomàs explica el lado positivo de este desembarco: “El hecho de que por fin Microsoft se haya dado cuenta de que las tablets son algo más que ordenadores que se manejan con los dedos y hayan ideado la interfaz Metro les pone, como mínimo, en igualdad de condiciones de usabilidad respecto Apple o Android”.
  Por su parte, Álvaro Elorriaga, de GTI, confía en el poder de Microsoft para darle la vuelta a la situación y establecerse como un actor competitivo en el segmento de las tabletas. El directivo del mayorista opina que “se puede pensar que Microsoft llega tarde”, pero la firma de Redmond ha demostrado en otras tecnologías que parecían ya maduras que se podían incorporar “soluciones que conseguían revolucionar los hábitos de uso”. Además, Elorriaga también espera que Microsoft dé un giro al mercado de los smartphones, otro nicho en el que tiene mucho que decir, tras sus acuerdos con Nokia para integrar Windows 8 en sus teléfonos inteligentes. En teléfonos inteligentes, Microsoft tiene una cuota del 10%, muy lejos otra vez de Android y del iPhone. Precisamente, Windows 8 toma prestado muchas cosas del Windows de los móviles (Windows Phone), incluida su cara, el despliegue de las aplicaciones en losetas (tiles).  
Tomàs, de Raona, vuelve al tema de las tabletas. El experto hila un poco más fino y se adentra en las visiones que Microsoft y Apple tienen sobre el papel que deben jugar las tabletas. La empresa de Cupertino ve estos dispositivos como herramientas de la era post PC, mientras que Microsoft tiene una concepción de ellos como PC adaptados. “En el caso de tabletas basadas en procesadores x86, la posibilidad de ejecutar aplicaciones en modo escritorio puede ser un punto a favor”, aunque no es lo que demanda el usuario. Pero Tomàs apostilla que “una cosa es que no lo demande como uso habitual y otra distinta que no pueda ser visto como un valor añadido”.
  Eduard Tomàs, especialista de tecnología en Raona, partner especializado de Microsoft en España, cree que la adopción de Windows 8 dependerá de cada caso y recuerda que, en el mundo empresarial, Windows XP ha supuesto un fuerte oponente para la migración a Windows 7. “Para mí es mucho más probable que dé el salto a Windows 8 una empresa que esté en XP (o anterior) cuando decida renovar el parque de máquinas”, sostiene Tomàs. Asimismo, el especialista de Raona añade que todas las novedades que se conocen de Windows 8 “van más enfocadas a los tablets o dispositivos móviles”, lo que no significa que “Windows 8 no sea apto para el mundo empresarial, ya que tiene todas las características de Windows 7”.     ¿Qué papel jugará el canal ante Windows 8? Álvaro Elorriaga, de GTI, piensa que “cualquier lanzamiento de Microsoft es un revulsivo para el canal”, por lo que espera que “Windows8 dé un nuevo impulso y abra nuevas oportunidades de negocio”. Por su lado, Eduard Tomàs es más específico y aclara que con la llegada del sistema operativo, la esperanza es poder ofrecer soluciones más integrales, que abarquen desde ordenadores de sobremesa hasta dispositivos móviles. Así, las oportunidades, además de estar en la renovación del parque informático de las empresas, también se encuentran en facilitar dispositivos como tablets y móviles a las compañías que tengan necesidades de movilidad con una estructura compuesta por fuerzas de ventas, control de procesos en plantas o personal hospitalario, por ejemplo.  
Como siempre que Microsoft se dispone a realizar un nuevo lanzamiento, todos los actores de la industria se entusiasman por las expectativas que genera. Pero después del “día D” se impone la realidad. Y, ¿cuáles serán las claves para que Windows 8 no quede como un recuerdo de lo que pudo ser y el canal también se vea beneficiado? Álvaro Elorriaga apunta a “la facilidad de uso, el diseño de una interfaz atractiva, pero sobre todo integración del sistema con el resto de dispositivos”.  
Tomàs da por hecho el éxito de Windows 8 en el mercado de PC y cree que la verdadera prueba del algodón por la que se medirá la importancia del nuevo SO estará “en función de cómo se comporte en el mercado que no domina, es decir, el de las tablets”. Para Tomàs, el éxito en este segmento vendrá dado por “la cantidad y calidad de aplicaciones del marketplace y el soporte que obtenga de los fabricantes de tablets”. El cliente objetivo de este tipo de dispositivos prefiere un iPad en la actualidad, pero si sus recursos no dan para tanto se conforma con una tableta que use Android, el sistema de Google. Tomàs tiene claro que “Windows 8 debe convencer a unos y a otros”.     Sin duda, una tarea complicada. Además, Windows 8 deberá batirse el cobre en el mundo del smartphone. Actualmente tablets y móviles comparten el mismo sistema operativo (que puede ser el propietario de Apple o Android), lo que permite a usuarios y desarrolladores usar las mismas aplicaciones en ambos. Tomàs explica que “la visión de Microsoft es distinta en tanto equipara los tablets a los PC, pero esto puede significar que determinadas aplicaciones existan para tabletas sin equivalente en Windows Phone”. Para el experto de Raona “Microsoft debe explicar esa visión, promover sus ventajas y clarificar el papel de Windows Phone” en el ecosistema de PC y tablets.

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?