Noticias

Meg Whitman hace acto de contrición

Negocio

La CEO se disculpa por la confusión creada por la cúpula de la compañía en los últimos tiempos y asegura que HP ha vuelto y “hay que salir al mercado a decirlo”.

Juan Cabrera (Las Vegas)

Era la charla más esperada de la Global Partner Conference de HP en Las Vegas. Casi 3.000 personas oyeron con atención la larga presentación de Meg Whitman, que empezó algo nerviosa y acabó congraciándose con la audiencia y compartiendo bromas. Whitman corrió para tocar todos los palos de la compañía y no dejarse a nadie por el camino, sabedora que una buena representación de su fuerza comercial estaría escrutando cada gesto y cada sílaba de su discurso.


Su tono siempre fue conciliador y se esforzó por hacer equipo. Lo que los expertos llaman team building. Buena falta le hacía a HP después de meses de destrozo producido por una errada política de comunicación que había abierto muchas heridas en la cúpula de la compañía y en su entorno. La CEO, que hizo fortuna en eBay, reconoció sin ambages que HP no puso las cosas fáciles al canal en 2011. “Tengo que pedir disculpas por las confusiones creadas”, aseguró.

En la mente de todos, por supuesto, estaba el terremoto que produjo Léo Apotheker y su equipo directivo a finales de agosto con el anuncio de la posible venta del negocio de PC, el mayor del planeta con 40.000 millones de dólares de facturación anual. La ejecutiva, que está en el cargo desde septiembre y que antes intentó sin éxito dar el salto a la política como gobernadora del estado de California, fue tajante: “La división de PC está mejor dentro de HP”. De “locura” tachó todo lo ocurrido en el consejo de administración de HP en los dos últimos años, desde el momento en que Mark Hurd se vio obligado a dimitir por pasar facturas indebidas y fue denunciado por acoso sexual.


Pero ahí acabaron las lamentaciones. Whitman cree que HP tiene que volver a sacar pecho. “En estos cinco meses que llevo en el cargo he intentado que esta compañía no sea protagonista en los medios de comunicación por el drama. Hay que recuperar la confianza del mercado y de los partners”.


Whitman dejó claro que su equipo está centrado en el desarrollo de los mejores productos porque esa es la cuestión clave en esta industria. Habló del Spectre, el portátil de la familia Envy que destaca por su cubierta de cristal, pero no dijo nada de la propuesta de la compañía en el mundo del tablet. Todo hace pensar que HP no entrará en este negocio hasta finales de año, cuando Microsoft saque la versión definitiva de Windows 8. Es otro año perdido en favor de Apple, que es líder claro de ventas con su iPad, y de Android.


Eso sí, Whitman respaldóWebOS, que es el sistema que iba a correr sobre sus pizarras digitales hasta que, de forma inopinada, fue relegado. “La industria necesita un sistema operativo alternativo, aunque cueste cuatro o cinco años tenerlo a punto. Estoy convencida de que WebOS será una apuesta importante para HP en los próximos años”.


Whitman enfatizó algunos de los mensajes oídos estos días en la Global Partner Conference. Como en su momento hizo el responsable del negocio de impresión, Vyomesh Joshi, más conocido como VJ, Whitman pidió a los distribuidores de printers volcarse en los servicios de gestión. También intentó disipar los temores del canal que sospecha que la nube puede ser usada en última instancia por el fabricante para ir de forma directa a los clientes. “Nuestros socios tienen que guiar a los clientes porque ir a la nube es bastante más difícil de lo que parece”. En esta línea, Bill Veghte, el responsable del negocio de software, aseguró que la nube no es para hoy ni para mañana, sino que estamos ante un largo viaje que puede durar 10 o 15 años.


Para evitar las suspicacias creadas en torno al encaje de Autonomy, firma británica adquirida por unos 10.000 millones de dólares el pasado año, aseguró que HP “no es una compañía de software”. Eso sí, Whitman, que bromeó con el montante de esta inversión, que algunos han considerado excesivo, dejó claro que Autonomy será una pieza fundamental y que, para no recortar sus posibilidades de crecimiento, mantendrá su independencia. Es significativo el hecho de que Mike Lynch compartiera el escenario del auditorio del Hotel Aria de Las Vegas con los cuatro vicepresidentes de la compañía: Todd Bradley (PSG), Vyomesh Joshi (IPG), Dave Donatelli (ESSN) y Bill Veghte (Sofware). Las mejoras en el acceso a la información que promete la suite de aplicaciones de Autonomy es para la dirección de la compañía una de las patas de su desarrollo y está a la altura del cloud o la convergencia de infraestructuras.


En el turno de preguntas, uno de los partners pidió a Whitman que dedique esfuerzos a recuperar el valor de la marca, tan puesto en cuestión últimamente. Whitman aceptó la propuesta y adelantó que en los próximos seis meses pondrá en marcha un programa global de marketing para recuperar el prestigio y dar coherencia a los mensajes que se lancen desde las diferentes unidades de negocio de la multinacional.


Whitman se despidió con unos cuantos mensajes destinados a levantar la moral de la tropa después de la batalla: “Quiero al canal y aprecio la importancia de lo que hace”; “HP está de vuelta y hay que salir al mercado a decirlo”. El auditorio rompió a aplaudir. La adhesión en esos momentos era total.

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?