Noticias

Francia establece el canon para los dispositivos de almacenamiento digital

Negocios

Un disco duro de 160 Gb soportará un gravamen de 6,44 euros, mientras que a uno de 1 Tb se le sumarán 20 euros más.


Mientras en España las entidades de gestión y los representantes de los fabricantes siguen esperando por el Gobierno para fijar el polémico canon para los dispositivos de almacenamiento por copia privada, en Francia ya se conocen las tarifas de algunos de estos productos. La comisión gala encargada de establecer estos precios ha especificado que por cada USB de 1 Gb de capacidad se pagarán 0,23 euros de canon. En el caso de los discos duros externos, uno de capacidad media (160 Gb) tendría una tarifa añadida de 6,44 euros [un disco de idénticas características cuesta en España unos 120 euros], mientras que la tarifa por 1 Tb subirá hasta los 20 euros [el PVP de este dispositivo se eleva ahora a 270 euros]. Por su parte, una tarjeta de memoria de 1 Gb tendrá una tasa añadida de 0,9 euros. Las tarifas aún no han entrado en vigor, puesto que no se han publicado en el Diario Oficial francés, cosa que se prevé para después del verano. Los fabricantes del país galo ya han mostrado su descontento con las tarifas y piensan recurrir la decisión ante el Consejo de Estado. Además, el trabajo de la comisión francesa no ha terminado, ya que aún le quedan por fijar los precios que pagarán los teléfonos con MP3 y los discos Blu-ray y HD-DVD.

En España, después de las infructuosas negociaciones entre sociedades de gestión y patronal, los encargados de delimitar las cuantías del canon son el Ministerio de Industria y el de Cultura. Sin embargo, estas dos instancias parecen no tener prisa en acabar con un contencioso que dura ya más de tres años y no se pronuncian sobre una fecha cierta en la que emitir la correspondiente orden con los precios. Y es que en una información que publicó el diario El Mundo en marzo pasado, dispositivos como un reproductor MP3 podrían soportar un gravamen de entre 1,67 y 4,50 euros, en función de su memoria. Por su lado, las memorias y pen drives de hasta 512 Mb estarían libres de la tasa, contemplándose un máximo de 0,33 euros para más de 10 Gb de almacenamiento. En el caso de discos duros externos, ambos actores no se pusieron de acuerdo. Los fabricantes querían pagar un euro para dispositivos de menos de 80 Gb de almacenamiento, mientras que las entidades de gestión solicitaban 10,30 euros. Para el resto de unidades de almacenamiento, los fabricantes aceptaban el pago de 4 euros y las entidades de gestión exigían el pago de 24 euros para discos de más de 160 Gb.

LA PREGUNTA
¿Cuándo se producirá la recuperación de la economía y del negocio tecnológico?