Noticias

Claves para mejorar la eficiencia en el picking

Negocios

Hay unas cuantas herramientas que pueden facilitar mucho el trabajo en un almacén, y que una vez implantadas harán que funcione de maravilla

En una empresa donde la logística es un elemento clave, necesitaremos una buena estrategia para su organización. Si un almacén no está bien estructurado, puede convertirse en un verdadero desastre de eficacia. Por eso, para que el almacén funcione, es bueno tener una serie de pasos bien establecidos. La logística es organización, por lo que debe estar organizada desde su base.

Hay unas cuantas herramientas que pueden facilitar mucho el trabajo en un almacén, y que una vez implantadas harán que funcione de maravilla.

 

Carretilla recogepedidos

La carretilla recogepedidos es una pieza clave de la maquinaria de un almacén. Los beneficios que ofrece es una seguridad extra, una rapidez y limpieza en los movimientos. Esto se traducirá en un ahorro de tiempo y dinero para el almacén. Necesitaremos un operario con carnet que sepa conducirla, por lo que su eficiencia será alta.

Es imprescindible contar con una de buena calidad y que se ajuste a nuestras necesidades. Necesidades, por ejemplo, de espacio. Debemos tener en cuenta los espacios de los pasillos para así calcular la capacidad a la que podemos hacer frente. Sus dimensiones van a modificar la facilidad y accesibilidad, consiguiendo de esta forma una mayor agilidad y un menor porcentaje de fallo. Igualmente debemos tener en cuenta la cantidad de carga y su velocidad, ya que esta maquinaria funciona mediante baterías de carga eléctrica y debe, al menos, aguantar la jornada laboral.

 

Estanterías modulares

Que las estanterías sean modulares es de gran importancia, ya que es básico adecuar el espacio al producto. Tener estas estanterías en un almacén conseguirá que aprovechemos al máximo el espacio y que podamos adaptarnos a los cambios de producto. Además de tener una organización mayor.

Hay que tener en cuenta la maquinaria necesaria en el almacén. Así dejaremos los espacios suficientes para que sea sencillo manejar las mercancías, maniobrar por los pasillos o, simplemente, acceder. Además, esta amplitud es necesaria también para mantener el orden y la limpieza. Ya que si los espacios son demasiado reducidos o quedan demasiados recovecos, es fácil que no se pueda acceder a ciertos rincones y, por tanto, se convierta en un almacén con puntos muertos, inútiles y donde se acumule la suciedad.

 

Sistema de datos conectado

Tener un sistema de datos conectado es otro de los puntos fundamentales en logística. Poder contar con una herramienta que consiga tener almacenados, catalogados y cuantificados de manera automática los productos es básico. Tener actualizado el inventario de productos ahorra tiempo, fallos y dinero. Aporta seguridad y facilita el trabajo de todos los empleados del almacén, ya que no es necesario que la persona que está a cargo sea indispensable.

 

Puesto de embalaje

En todo almacén logístico es necesario un puesto de embalaje, ya que es necesario que los productos estén bien protegidos para ser guardados, manejados y cuantificados. De esta forma, la posibilidad de fallo y de pérdida de materiales es mucho menor, además de mucho más seguro para los propios empleados.

 

Equipos de protección

Que un almacén cuente con equipos de protección individuales y colectivos es primordial. Que los trabajadores del propio almacén puedan ejecutar su trabajo con seguridad y corrección es básico para que el trabajo salga adelante con la mayor eficacia posible.

 

LA PREGUNTA
¿Está notando en su negocio un incremento de la morosidad o de los impagos debido a la crisis económica que está dejando la Covid-19?