Noticias

El presidente de la CEOE azuza el debate sobre el teletrabajo: "Las empresas quieren trabajo presencial"

Negocios

Antonio Garamendi dice en voz alta lo que es un deseo de la patronal que dirige, que en septiembre los trabajadores vuelvan a las oficinas si se dan las condiciones sanitarias para ello

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

Ayer, en el Club Diálogos para la Democracia, Antonio Garamendi, presidente de CEOE, dijo en voz alta lo que es un runrún en la clase empresarial.  En ese foro, Garamendi habló del mercado de trabajo, de las pensiones, de la reforma laboral e incluso de la campaña de vacunación. Y cuando llegó al teletrabajo reinvindicó que la empresa privada “ya ha hecho los deberes”, mientras que “sigue siendo la asignatura pendiente de la administración”.

Además, el presidente de la patronal defendió la necesidad de readaptar esta modalidad, que hoy sigue marcando el día a día de unos dos millones de empleados en España, y que en el pico de la pandemia superó los tres millones. “Las empresas quieren trabajo presencial, lo digo claramente”, destacó el representante de la patronal. "El teletrabajo era algo que venía para quedarse y ahora se orientará. En el futuro, ese trabajo no será ni tan poco como antes, ni tanto como ahora. Queremos vernos, queremos abrazarnos", explicó Garamendi.

Gracias al teletrabajo millones de empresas en todo el mundo han logrado superar los parones y las limitaciones de movimientos que ha traído consigo la pandemia de la Covid-19. En muchos casos, los profesionales han podido seguir su labor desde casa gracias a unas conexiones y unos servicios en la nube que casi en ningún momento se han caído, algo impensable sólo 10 años atrás.

Además, son muchos los informes que señalan que el teletrabajo ha llegado para quedarse, por lo menos de forma parcial. Hoy son algunas las empresas las que lo han adoptado a tiempo completo, pero muchas las que lo combinan con la asistencia a la oficina. Muchos gestores han descubierto las ventajas de mantener las dos modalidades, porque facilita la conciliación de la vida profesional y familiar de los empleados, y porque prepara a las compañías para un escenario de ultramovilidad.

Cuestionamiento del teletrabajo

Sin embargo, desde el principio de la pandemia ha habido directivos que lo han puesto en cuestión. Por ejemplo, Reed Hastings, CEO de Netflix, comentaba en una entrevista a The Wall Street Journal que no veía “nada positivo” en el teletrabajo y que con esta modalidad es difícil mantener la cultura empresarial en las compañías.

En otra entrevista, Tim Cook, el CEO de Apple, también admitía que el estar cada uno en su casa afecta a la creatividad de las empresas. En general, las críticas que se le hacen al teletrabajo desde la alta dirección tienen que ver con cómo afecta a la cohesión de los equipos, a la fluidez de las ideas y la innovación, y también a la integración de nuevos empleados y al traspaso de conocimientos desde los profesionales más experimentados a aquellos que empiezan.

Pero hay fórmulas para mantener la creatividad en empresas donde sus empleados mayoritariamente operan en remoto. Una es dar mayor autonomía a los equipos. Los trabajadores tomarán más decisiones si se sienten libres, incluso si no tienen que pasar por el filtro de su jefe a cada paso. También ayudará el que se generalice la idea de que no pasa nada si alguien se equivoca. También es recomendable proteger el tiempo de concentración de los empleados. Fomentar la atención plena a una actividad impulsa significativamente la innovación. En cambio, cambiar cada cinco minutos de tarea la sofoca. Y, por último, un teletrabajo creativo requerirá de buenos gestores, que sean capaces de lidiar con equipos que trabajan en remoto y que sepan dar autonomía y delegar funciones. 

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?