Noticias

¿Qué es un informe financiero?

Negocios

Es muy importante para el empresario saber cómo realizar informes financieros, sin embargo, es bastante normal que no se encuentren capacitados para llevarlos a cabo

Los son conocidas herramientas dentro del ámbito profesional, de gran utilidad para saber la situación de una compañía en relación a las finanzas. Se trata de un documento en el que se recoge información de interés sobre la situación económica en la que se encuentra una organización empresarial en un momento determinado.

Este documento puede presentarse de forma oral o escrita y su objetivo puede ser solo informativo o ser resolutivo. Los son elaborados habitualmente por consultores financieros especializados y pueden ser generados en una línea específica de tiempo, ya sea a lo largo de un semestre, del último trimestre o de forma anual.

Es muy importante para el empresario saber cómo realizar informes financieros, sin embargo, es bastante normal que no se encuentren capacitados para llevarlos a cabo. Este desconocimiento impide llegar a conocer más a fondo la empresa y entender los mecanismos que se han utilizado en su empresa para alcanzar las metas programadas.

Por lo tanto, no solo es positivo saber cómo hacerlos, sino, además, hacerlos de forma periódica. Y es que, de este modo, al estudiar la información financiera recogida mediante estos informes, se podrán llevar a cabo comparaciones entre el pasado y el presente, observando la evolución financiera.  Con estos estudios, se obtienen  datos que permiten prever la situación económica en el futuro, y actuar en consecuencia.

Tipos de informes financieros

Existen varias formas de presentar informes financieros, aunque lo normal es que incluyan un balance, una cuenta de pérdidas y ganancias y una estimación del flujo de caja de la empresa. Se basan en registros contables, imprescindibles para analizar la información de las actividades que ejecute la empresa, así como para planificar sus gestiones en el futuro.

Informes financieros intermedios

Abarcan periodos más cortos que el año, pudiendo elaborarse una vez al mes, de forma trimestral o cada seis meses. No hace falta que se presenten a las autoridades fiscales, y suelen incluir un balance y una cuenta de resultados para análisis interno en la propia empresa o para determinados usuarios externos.

Informes financieros simplificados

Son útiles para pequeñas empresas que pueden llevar su contabilidad según un esquema simplificado. En cualquier caso, deberán incluir un balance y una cuenta de resultados con indicadores simplificados fáciles de entender por los pequeños empresarios y que les ayuden a tomar decisiones.

La presentación de informes financieros de organizaciones comerciales y no comerciales

Existen diferencias entre los informes de una organización comercial con ánimo de lucro y otra que no sea comercial. Las primeras informan de forma general, sobre los formularios enumerados necesarios de carácter general. Sin embargo, las organizaciones sin fines de lucro presentan informes financieros adaptados a los objetivos que persiguen y en función de los públicos que están interesados en ellas.

Los informes financieros individuales y consolidados

Son dos tipos diferentes que hay que considerar según el caso. Los individuales se van a preparar según los datos de la contabilidad de empresas individuales que no pertenecen a grupos mayores, mientras que los consolidados se preparan para un grupo de entidades que están interrelacionadas entre sí presentando el capital, los activos, los pasivos, los ingresos y los gastos en su conjunto. Los informes individuales van a incluir información sobre una organización en concreto, mientras que los consolidados mostrarán la situación económica y los resultados financieros de todo el grupo.

Características de los informes financieros

Las características que debe presentar este tipo de documentos han de comenzar por un estilo preciso y riguroso, empleando un lenguaje claro y objetivo. Todo el informe deberá apoyarse en gráficos y estadísticas fiables. Además, tendrá que emplear un lenguaje comprensible, sin excederse en tecnicismos y ser siempre operativo y funcional. Por último, como cabe imaginar, estará enfocado al mundo empresarial y a la resolución de problemas.

Por otra parte, es importante que el informe logre resaltar la capacidad de pago y solvencia de la organización, así como su endeudamiento y liquidez. Del mismo modo, deberá destacar su gestión contable y financiera, ofreciendo muestras de rentabilidad y beneficios.

Cómo se estructura un informe financiero

Por último, es de vital importancia que los estados financieros de una empresa presenten un orden jerarquizado, una estructura que permita reflejar los datos que en ellos se muestran.

De forma general, la distribución que un informe estándar presenta comienza con la identificación del problema, continúa con el análisis de las causas y termina con las conclusiones y con una serie de propuestas para llevar a cabo las mejoras pertinentes, así como algunas recomendaciones útiles.

Del mismo modo, para que el informe se considere completo podrán añadirse los antecedentes y la serie histórica, las fuentes, un balance general, las cuentas de pérdidas y ganancias, los flujos de caja y los resultados finales. En este sentido, cabe señalar que los informes financieros de empresas deben mostrar los aspectos financieros de liquidez, rentabilidad, deuda y, por último, la gestión de la empresa.




 

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?