Opinión

Buenas y malas noticias para el canal en este comienzo de año

Hay buenas noticias por un lado. El canal mantiene la inercia que le llevó a cerrar el año pasado con alrededor de un 10% de crecimiento, punto arriba o punto abajo según la fuente que se consulte. Nos lo han confirmado en estos días dos consultoras que siguen al detalle la evolución de las ventas en mayoristas.

Tanto GfK como Context aseguran que en enero y febrero el crecimiento del canal ha estado por encima del 10% y en algún caso se acerca al 13%. Estos números demuestran que la economía en general y el sector tecnológico en particular son como grandes barcos a los que les cuesta girar y mantienen por un tiempo el avance a pesar de que sus máquinas no carburen al cien por cien.

Pero no conviene olvidar que hay nubarrones en el horizonte. En la mesa del Ranking del Canal TIC, que publicamos en este número y donde hemos contado con algunos de los primeros mayoristas y fabricantes del mercado, algunos manifestaron dudas de que la fiesta vaya a seguir en los próximos meses.

Las inquietudes son varias. Por un lado, estamos en un año puramente electoral (se juntan europeas, generales, autonómicas y municipales) y eso suele pasar factura a la demanda del sector público y fomenta la cautela en las grandes cuentas. Además, este año es peor si cabe porque las aritméticas electorales se presentan en muchos casos imposibles. A esto hay que añadir un descenso ligero de las expectativas económicas, que pueden pasar factura a la demanda de los hogares. Otro problema es que el smartphone, que ha sido el motor de tracción para las ventas del canal en los últimos años, empieza a dar síntomas de agotamiento.

Sin embargo, no conviene echar las campanas al vuelo y apuntarse sin más al pesimismo. El escenario político es impredecible, y puede dar una sorpresa para bien. Además, aunque las noticias que vienen del mundo económico no son alentadoras, también puede que la inercia (los famosos vientos de cola) y la inversión se mantengan. Estamos en un punto de inflexión, pero es difícil saber hacia dónde giraremos.

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?