Opinión

Soluciones digitales contra el fracaso escolar

El porcentaje de población entre 18 y 24 años que no ha finalizado educación secundaria (Bachillerato o FP de Grado Medio) y no continua con algún tipo de formación se situó en España en 2018 en un 17,9%. Es lo que se denomina tasa de abandono escolar temprano o, en un argot más coloquial, fracaso escolar.

En el caso que nos ocupa, en España todavía nos queda camino para alcanzar el objetivo de la UE del 15% para 2020, y mucho más aún para igualarnos con muchos de nuestros colegas europeos, cuyas tasas de abandono caen por debajo del 10%. Se trata de un “problema” crítico de Estado -con notables diferencias entre comunidades autónomas que merecerían un análisis detallado al margen- y que no es sino una derivada de los verdaderos problemas o situaciones que se viven a diario en las aulas.

La educación de nuestros hijos y, en suma, de los ciudadanos llamados a continuar desarrollando nuestro país está en juego y se debe actuar de forma proactiva, anticipándonos a ese fracaso escolar, al igual que en el sector sanitario ponemos el acento cada vez más en tratamientos preventivos ante enfermedades con difícil cura. Cuesta más revertir que prevenir y no siempre es posible lo primero. 

Proyectos como Escuelas Conectadas de Red.es brindan una excelente conectividad por banda ancha en los centros educativos y, junto con la extendida disponibilidad de dispositivos, conforman el marco idóneo para desplegar plataformas tecnológicas educativas que permitan trasladar a los alumnos recursos académicos innovadores y atractivos para las nuevas generaciones definidas ya como nativos digitales.

Como país, es el momento de invertir en nuestro principal activo, las personas que conformarán la sociedad del mañana

Más aún cuando, en línea con la proactividad demandada, estas plataformas tecnológicas nos permiten analizar las trazas digitales educativas de los estudiantes, es decir, cómo están utilizando los recursos académicos online (libros digitales, videos didácticos, materiales interactivos, foros de colaboración con otros alumnos, etc.).

Se trata, en definitiva, de poder identificar y actuar de forma temprana ante situaciones de bajo rendimiento, desmotivación, aislamiento, frustración u otras muchas cuya detección es posible gracias a la disponibilidad de información a diversos niveles, tales como alumno, profesor, aula, asignaturas o centro educativo. Lo que define el ecosistema del learning analytics.

Y, en un paso más, no sólo es posible detectar estas situaciones, sino prevenirlas mediante soluciones integradas de predictive analytics que, mediante la monitorización de una serie de indicadores, anticipen al docente sobre estas situaciones adversas de modo que no lleguen a producirse. Como país, es el momento de invertir en nuestro principal activo, las personas que conformarán la sociedad del mañana. Tenemos los mejores dispositivos y conectividad. ¿Por qué no darles las mejores herramientas?

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?