Opinión

El PC tiene más vidas que un gato

Si al canal y al sector informático en general le hubieran dicho en marzo o abril, durante lo peor de la pandemia, que iba a acabar el aciago año 2020 con unas ventas como las que finalmente ha tenido, creo que sus gestores habrían firmado sin dudar. En el annus horribilis de la Covid-19 y del hundimiento sin paliativos de sectores enteros de la economía, algunos tan importantes como el turismo, los transportes o el comercio, la tecnología ha salido bastante airosa. Ésta, al contrario que la de 2008, ha sido una crisis muy desigual. Y el canal de distribución ha salido beneficiado.

Los números de consultoras como Context o GfK adelantan que el canal mayorista de este país ha facturado en el último ejercicio alrededor de un 10% más que en 2019. Y hace unos días nos llegaban las previsiones de Canalys para el último trimestre del año, que hablaban de una subida de las ventas de PC en todo el mundo del 35%. Los números, pues, dejan poco lugar a dudas.

Durante todo el año brillaron especialmente las ventas de portátiles, debido a que millones de hogares se prepararon para el teletrabajo y las clases online. Pero también lo hicieron los servicios cloud, como los escritorios virtuales, o las soluciones de seguridad asociadas. Incluso el smartphone, que durante el confinamiento de primavera sufrió un ajuste severo, ha vuelto a recuperarse en los últimos meses.

Optimistas y pesimistas

La incógnita ahora está en saber qué va a pasar con el canal, y específicamente con el negocio del PC, durante este año 2021. ¿Seguirá alta la demanda o asistiremos a una vuelta a la normalidad según la crisis sanitaria vaya remitiendo? O, peor aún, ¿tendremos una contracción del mercado porque hogares y empresas se han quedado sin capacidad de inversión o porque lo que han invertido en 2020 les vale?

Los hay optimistas, como los analistas de Canalys, que dicen que las ventas de equipos informáticos seguirán vigorosas por el teletrabajo, la enseñanza online y la adopción del modelo DaaS (device-as-a-service). Además, ellos dicen que habrá nuevas oportunidades de negocio alrededor de la securización del puesto remoto, un asunto sensible en sectores como la administración pública o los servicios financieros, por ejemplo.

Pero también están los que ven el futuro inmediato con más pesimismo. Es el caso de IDC, que en septiembre pasado avisaba de que el PC entraría en 2021 en un largo periodo de lenta pero inexorable caída. Para IDC, la incertidumbre que ha instalado en familias y empresas la Covid-19 va a ser decisiva. Según esta firma, las ventas de dispositivos personales caerán en los próximos cuatro años a un ritmo del 2,2% anual. El tiempo dirá. Lo que sí está claro es que el PC, al que tantos agoreros han dado por muerto antes de tiempo, parece que tiene más vida (y reinvenciones) que un gato.

 

 

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?