Noticias

El cluster Gaia gana influencia en el País Vasco

Pymes

Las 300 empresas asociadas incrementaron su facturación un 7% con mejores resultados para las firmas TI, frente a las consultorías y empresas de electrónica que se vieron más afectadas por los problemas de suministro e inflación

Asamblea general de Gaia
Asamblea general de Gaia

Las 300 empresas asociadas al Clúster de Industrias de Conocimiento y Tecnología del País Vasco, Gaia, alcanzaron el pasado año una facturación de 5.724 millones de euros, lo que supone un incremento del 7% con respecto a 2020. Este crecimiento ha sido desigual en las diferentes ‘familias’ representadas en el Clúster, ya que las empresas TIC han registrado un crecimiento significativo, las de consultoría e ingeniería han experimentado menor progresión, mientras que las firmas de electrónica han sufrido más debido a la falta de disponibilidad de componentes y semiconductores.

En cuanto al empleo, en 2021 se contrataron a 1.300 nuevos profesionales, lo que supone un incremento del 6,3% con respecto al anterior ejercicio, en un sector que da empleo a 22.038 profesionales en la Comunidad Autónoma Vasca. Se trata del séptimo año en el que crece en empleo, si bien la dificultad que experimentan las empresas para cubrir las necesidades de profesionales, especialmente agudizada en el sector TIC, se está reafirmando como factor limitante para su crecimiento.

Según han informado, al crecimiento en facturación y empleo, se une el incremento en el volumen de exportaciones que se ha visto favorecido por el incremento de las carteras de pedidos con un crecimiento de alrededor del 6,3%, alcanzando una cifra de negocio de 2.373 millones de euros. A juicio de los responsables del Clúster, este crecimiento evidencia la solvencia de un sector que, pese a las restricciones de movilidad y protocolos de seguridad, se ha adaptado de forma innovadora para atender a los clientes internacionales.

En cuanto a la inversión en Investigación y Desarrollo registró un crecimiento del 6,2% el pasado año, alcanzando los 153 millones de euros de inversión por parte de las empresas Gaia. Ante estos resultados, la presidenta del Clúster, Elena Zarraga, ha destacado que “2021 ha sido un año de expectativas de cambio, de recuperación que animaba al optimismo, un año que el sector ha sabido aprovechar poniendo de manifiesto su saber hacer en torno a la transformación digital”.

En esta línea, ha explicado que se han superado los objetivos de crecimiento sectorial que estaban previstos: “En 2021 se han incrementado márgenes empresariales, y se ha evidenciado un claro cambio de tendencia consolidándose el sector ICTA como uno de los principales sectores económicos para el desarrollo de Euskadi. Por todo ello, hacemos una lectura positiva dado que el sector ha incrementado su actividad, en términos globales, y se ha ratificado como una de las soluciones clave para las transiciones, y para la reactivación económica. En lo que vamos de 2022 la situación es bien diferente, dado que el encarecimiento de la contratación, de las materias primas y consumibles, está reduciendo los márgenes comerciales, pese al importante incremento de los pedidos”, ha subrayado.

Zarraga ha recordado que 2021 está siendo un año convulso, en el que se han solapado procesos de reactivación económica, una quinta y sexta ola pandémica, un crecimiento de la inflación, y se han evidenciado incrementos en los costes de materias primas, energía y componentes, así como una restricción en la capacidad de contratación de profesionales para atender el crecimiento y desarrollo del sector. “Pese a todo ello -ha dicho-, el mercado está priorizando su compromiso con la transición digital y, por tanto, está demandando a nuestro sector soluciones y servicios vanguardistas, soluciones que les permitan incrementar su competitividad y la integración de sus actividades en torno a la economía del dato”, ha dicho.

Tras reconocer que en este 2022 encontramos nuevos factores que están condicionando el crecimiento del sector como: impacto de la guerra Rusia-Ucrania, una inflación disparada por la evolución de precios, las restricciones de semiconductores, el coste de las materias primas y de comodities, la inflación en la contratación laboral, etc., la presidenta del Clúster ha apuntado que las previsiones de crecimiento para 2022 se mantienen (condicionadas por los citados factores).

Planes para un sector ‘protagonista’

Por su parte, el director general del Clúster, Tomás Iriondo, ha destacado que el sector ICTA representado en GAIA está llamado a jugar un papel protagonista en la nueva era económica del dato: “Para este objetivo nos estamos preparando y, pese a las circunstancias adversas que nos rodean, nos sentimos fuertes y comprometidos con los retos que el desarrollo económico está exigiendo, como es el abordar una transición digital-tecnológica efectiva, sostenible y en clave colaborativa”. Tal y como ha expuesto Iriondo, esta transición es la base que va a sustentar las otras dos transiciones estratégicas (la energético-climática y la socio-sanitaria),” y en todas ellas el sector Gaia está llamado a contribuir con su conocimiento y tecnología al servicio de una competitividad más global y sostenible”.

Para hacer todo esto posible, los responsables de Gaia han explicado que se está trabajando en dar respuesta al Plan Estratégico 2021-2027, al Plan de Reactivación Económica y, “actualmente estamos desarrollando un nuevo Plan de Resiliencia Sectorial en torno al Talento y a la Transformación Digital, un Plan de Gestión Inteligente Energética Sectorial, un Plan de Refuerzo de la Microelectrónica, así como un Plan de Tecnología alineado a las expectativas de la Red Vasca de Ciencia y Tecnología”.

 

 

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?