Opinión

Turbulencias en el mercado de servidores

A nivel mundial, los fabricantes de servidores llevan trimestres sufriendo. Es un mal generalizado al mundo del hardware, puesto que el PC o el almacenamiento tampoco pasan por el mejor momento. Los rápidos cambios en las preferencias de los clientes y sobre todo la centralización que ya impone de forma singificativa el cloud tienen la culpa.

Según nos adelantan desde IDC, en el caso concreto de España, el mercado de servidores moverá casi 365 millones de euros, lo que sólo supondrá un ligero incremento 1,5%. En fin, que el mercado este año se queda como estaba. En líneas generales, y de acuerdo con lo que pasa en otros países, los grandes centros de datos y de nube pública siguen comprando infraestructura de computación, pero las empresas y sobre todo las pymes no están invirtiendo.

En su lugar, las compañías recurren a la virtualización para sacar partido a las aplicaciones instaladas y en algunos casos recurren al cloud de terceros. Los analistas aventuran que los servicios de cloud público moverán en España 1.200 millones de euros en 2020, lo que supondrá el doble que en 2016. El traslado de cargas de trabajo a la nube de terceros es notorio. Por otra parte, el gasto se está trasladando desde el on-premise, desde los sistemas ubicados en las propias instalaciones de los clientes, al off-premise, donde el equipamiento reside en instalaciones de especialistas.

En cualquier caso, habrá que ver cómo afecta a la demanda la reciente aparición de la generación de procesadores Xeon Skylake de Intel, y la apuesta por este mercado de competidores como AMD, Qualcomm o IBM, que también tienen novedades preparadas. Aunque en España no afecta mucho, la pujanza de los ODM, los fabricantes de marca blanca que ensamblan equipos personalizados para los grandes centros de datos, también ha afectado a marcas asentadas como HPE, Dell EMC o IBM. A nivel mundial, los ODM ya acaparan un tercio del mercado.

Por último, no cabe perder de vista la evolución de los precios de los equipos, impulsados por la revalorización del dólar en los últimos tiempos y de ciertos componentes, como las memorias o los discos SSD, que en estos momentos experimentan una gran demanda. Los precios altos probablemente se mantendrán en los próximos meses, lo que tampoco ayudará a impulsar las ventas. Todo indica, pues, que el estancamiento será la tónica en el negocio de servers a corto y medio plazo. 

LA PREGUNTA
¿Crees que el proceso independentista en Cataluña está afectando al negocio del canal informático?