Noticias

Los grandes proveedores de nube pública dicen que Meltdown no les está afectando

Seguridad

Google, Amazon o Microsoft no detectan impactos significativos en sus servicios cloud por las actualizaciones de los procesadores de Intel

Centro de datos de Google.
Centro de datos de Google.

Intel sigue llamando a la calma y minimizando los posibles efectos que pudieran tener en los ordenadores y servidores de todo el mundo las vulnerabilidades conocidas como Meltdown y Spectre. En un comunicado, el gigante de Silicon Valley, que factura anualmente unos 60.000 millones de dólares y cuyos chips gobiernan la inmensa mayoría de ordenadores y centros de datos de todo el mundo, dice que sus principales partners han realizado "amplias pruebas" con el fin de valorar el impacto en el rendimiento de los sistemas de las actualizaciones de seguridad publicadas recientemente.

En este sentido, Intel remite a declaraciones de Apple, Amazon, Google y Microsoft que confirman el escaso o nulo impacto que las actualizaciones de los chips han tenido en el rendimiento de sus sistemas. “Nuestras pruebas con comparativas públicas han mostrado que, tras los cambios como resultado de las actualizaciones de diciembre de 2017, no se observa ninguna reducción apreciable en el rendimiento de los sistemas operativos macOS y iOS, siguiendo la valoración de la comparativa GeekBench 4, así como en comparativas de navegación en Internet como las de Speedometer, JetStream y ARES-6”, destacan desde Apple.

Por su parte, desde Microsoft aseguran que la mayoría de los clientes de Azure "no deberían observar ningún impacto perceptible en el rendimiento con esta actualización". "Hemos trabajado para optimizar el CPU y la ruta de E/S de los discos, y no vemos ningún impacto apreciable en el rendimiento después de instalar la solución ofrecida”, añaden. Mientras tanto, fuentes de Amazon afirman no haber observado "un impacto significativo" en el rendimiento en la mayoría de cargas de trabajo de su plataforma de servicios cloud EC2. Google se manifiesta en los mismos términos y confirma que en la mayoría de sus cargas de trabajo, incluyendo su infraestructura en la nube, apenas ha observado "impacto alguno en el rendimiento de los sistemas”. 

Intel continúa afirmando que el impacto de estas actualizaciones en el rendimiento de los equipos depende en gran medida de las cargas de trabajo y que, para el usuario medio de ordenadores, no debería ser importante y se minimizará con el tiempo.

LA PREGUNTA
¿Cuánto supone el IoT (Internet de las cosas) en su negocio actual?