Noticias

Kaspersky se lleva parte de su operativa de datos a Suiza

Seguridad

El proveedor ruso intenta así ganar la confianza de sus clientes. Además, la infraestructura de la capital suiza será supervisada por terceros

Calle del casco viejo de Zurich.
Calle del casco viejo de Zurich.

Kaspersky Lab traslada su infraestructura central de Rusia a Suiza. Como consecuencia, a finales de 2019, los datos de los clientes europeos del proveedor ruso de soluciones de seguridad se almacenarán y procesarán en Zúrich. Esto incluye el almacenamiento y procesamiento de datos de clientes para la mayoría de las regiones, así como el montaje del software, incluidas las actualizaciones de detección de amenazas. Además, para asegurar la total transparencia e integridad, estas actividades de Kaspersky Lab estarán supervisadas por un tercero independiente, también con sede en Suiza. De esta forma, Kaspersky Lab quiere responder a una industria desafiada por la fragmentación y la pérdida de confianza. 

A finales de 2019, Kaspersky Lab establecerá un centro de datos en Zúrich y en esta instalación almacenará y procesará toda la información para los usuarios de Europa, Norteamérica, Singapur, Australia, Japón y Corea del Sur, y le seguirán más países. Esta información es compartida voluntariamente por los usuarios con Kaspersky Security Network (KSN), un sistema avanzado basado en la nube que procesa automáticamente los datos relacionados con las ciberamenazas. 

Asimismo, el proveedor reubicará en Zúrich su “kit de compilación”', un conjunto de herramientas de programación utilizadas para ensamblar, a partir del código fuente, el software listo para usar. Antes de finales de 2018, los productos de Kaspersky y las bases de datos de reglas de detección de amenazas (bases de datos AV) se compilarán y se firmarán con una firma digital en Suiza, antes de ser distribuidas a los puntos finales de los clientes de todo el mundo. La reubicación asegurará que todo el software recién agrupado pueda ser verificado por una organización independiente, y mostrará que el software y las actualizaciones recibidas por los clientes coinciden con el código fuente proporcionado para la auditoría.

"En una industria en constante cambio como la nuestra, tenemos que adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes y socios. La transparencia es una de esas necesidades, y es por eso que hemos decidido rediseñar nuestra infraestructura y trasladar nuestras instalaciones de procesamiento de datos a Suiza. Creemos que tal acción se convertirá en una tendencia mundial para la seguridad y que una política de confianza se popularizará en toda la industria como un requisito básico clave", ha declarado Eugene Kaspersky, CEO de la compañía-

 

Controversia con el Gobierno de Estados Unidos

Hay que recordar que a finales del año pasado, la reputación de Kaspersky sufrió un serio revés, cuando la administración de Donald Trump ordenó  eliminar el software de la empresa de todos los ordenadores del Gobierno por sospechas de espionaje. Además, a esa medida siguió más tarde una ley prohibiendo completamente el uso de cualquier producto de Kaspersky en todos los departamentos del Gobierno. En principio, ningún departamento, agencia, organización u otro elemento del Gobierno Federal podía usar ningún producto desarrollado por Kaspersky Lab o cualquier compañía afín. Para despejar dudas, Kaspersky siempre ha estado dispuesta a responder por su software, e incluso ofreció el código fuente de sus programas a la Administracion estadounidense. La decisión de llevar parte de sus operaciones ahora a Suiza es otro paso en su política de transparencia.   

LA PREGUNTA
¿Cuánto supone el IoT (Internet de las cosas) en su negocio actual?