Encuentros

El multicloud necesita el acompañamiento del canal

Cloud

En un debate organizado por CHANNEL PARTNER con fabricantes, integradores y proveedores de servicios, se analiza la demanda de despliegues multicloud en las empresas españolas y las dificultades de gestión que conlleva conjugar varias nubes públicas

Las previsiones de los analistas y la presión del marketing llevaron hace unos años a muchos a pronosticar que la nube pública se iba a hacer predominante en el escenario tecnológico, acaparando en 2020 un 80% de las cargas de trabajo. Ha pasado el tiempo y la realidad no ha sido esa. En las empresas, siguen dominando los despliegues on-premise o de nube privada o híbrida.

De hecho, según los últimos datos, las tasas de crecimiento del cloud público se han ralentizado y son muchas las empresas se han devuelto cargas que habían externalizado a sus centros de datos. En algunos casos, los costes y la complejidad de ir a la nube pública, donde los clientes tienen miles de servicios diferentes a su disposición, han pesado.

De todas formas, operar de forma eficiente con varias nubes públicas, lo que se conoce como el multicloud, es una tendencia sólida que no parece que tenga marcha atrás en el largo plazo. La capacidad de innovación hoy por parte de los grandes players, los llamados hiperescalares, y su capacidad para reunir una inmensa variedad de soluciones no tiene rival.

Pero conviene que las empresas no se lancen a las bravas a la nube pública y mediten bien sus movimientos. Además, es recomendable que lo hagan con partners que les guíen por ese complejo terreno. Son algunas de las ideas que expusieron los expertos reunidos por CHANNEL PARTNER en un desayuno de trabajo donde el multicloud fue el gran protagonista.

Moisés Navarro, de VMware.
Moisés Navarro, de VMware.

Se necesitan buenos marcos de gestión

Rompió el hielo Moisés Navarro, estratega de business solutions de VMware en España, que empezó asegurando que en un entorno multicloud, donde el cliente trabaja con varias nubes, lo importante es que se cree “un marco de gestión lo más homogéneo posible, aunque por debajo haya un entorno de tecnologías muy heterogéneo”. Además, Navarro recalcó que a pesar de que las empresas han dado hasta cierto punto un paso atrás en el ritmo de migración a la nube pública, estos entornos son “muy innovadores y potentes”.

También para Fernando Fuentes, director de cloud solutions de Arsys, el reto del sector es hacer que los clientes cuenten con un “entorno de gestión razonable”. Por su parte, Manuel Argiz, responsable de ventas y operaciones de Tessi Cloud, aseguró que el boom del multicloud dependerá también de la madurez de las API de interconexión.

El portavoz de Nutanix en el desayuno, Tomás Juárez, director de canal en Iberia, habló de una “recesión” en la adopción del cloud público por parte de las empresas. Y aportó datos para avalarla: en 2019 el 60% de las inversiones en España han ido a parar a CPD tradicionales. Además, un estudio a nivel mundial encargado recientemente por Nutanix detectó que el 73% de las empresas están sacando aplicaciones de nube pública para devolverlas a sus instalaciones, y, de ellas, un 22% están moviendo cinco o más aplicaciones.

Algunos en el debate pusieron en cuestión el tirón de la nube pública.
Algunos en el debate pusieron en cuestión el tirón de la nube pública.

Juárez fue muy gráfico al afirmar que está habiendo “una repatriación de cargas en los grandes proveedores”. “Los clientes quieren proveedores más locales porque les dan más seguridad y menor latencia”, explicó. También recordó que el mercado puede dar un giro y que ya hay previsiones de analistas que sitúan en el futuro a Amazon como tercer o cuarto fabricante de infraestructura o que aventuran que Google va a comprar un proveedor de tecnología on-premise.

Para justificar este desencanto del mercado con la nube pública, Manuel Argiz, de Tessi Cloud, afirmó que posicionar determinadas cargas en los grandes centros de datos de AWS, Microsoft o Google “es muy costoso” y que el cliente ahora valora “la hibridación”. “Los clientes se han dado cuenta de que tener en local cargas de trabajo les sale a cuenta”, resumió Argiz. Por su parte, Javier Cruz, responsable de desarrollo de negocio de Alcatel-Lucent Enterprise, reconoció que hay servicios y segmentos que han tardado en entrar en la nube pública, pero cuando los clientes ven casos de éxito en la nube y ven que la innovación del fabricante va por ese lado, “acaban poniendo menos pegas”.  

Cambios en los procesos de clientes y partners

Jorge Pestaña, manager de nube pública de DXC Iberia, dijo que, llegados a este punto, hace falta “volver atrás para construir una capa le dé sentido a todo”. Es lo que también reclamó en algunos momentos de la reunión Moisés Navarro, de VMware. Además, Pestaña destacó que el paso a la nube pública en las grandes cuentas debe llevar aparejado un cambio “en la forma de trabajar y en la cultura de las compañías”. “Las empresas siguen trabajando a la manera on-premise, por los tiempos y los recursos humanos que dedican”. Además, en línea con otros asistentes, el directivo de DXC aseguró que en general la adopción del multicloud en las grandes cuentas “está llevando más tiempo del que todos pensábamos al principio”. 

-----------------------------------------

NOTA: La versión completa de este debate aparecerá en el número 206 de CHANNEL PARTNER, correspondiente a enero de 2020

LA PREGUNTA
¿Cuál va a ser, en su opinión, la evolución de la demanda de tecnología en el sector público en los próximos meses?