Entrevistas

Santiago Madruga (Red Hat): “Incluso en momentos complicados como este, las empresas eligen más las nubes híbridas y abiertas”

Cloud

Santiago Madruga, vicepresidente de partners de Red Hat en EMEA

Santiago Madruga, vicepresidente del ecosistema de partners de Red Hat en EMEA.
Santiago Madruga, vicepresidente del ecosistema de partners de Red Hat en EMEA.

Santiago Madruga digirió durante ocho años la filial ibérica de Red Hat. En los últimos tiempos ha estado al frente de diversos departamentos a nivel continental de la compañía del sombrero rojo, que fue adquirida por IBM en 2019. Y desde principios de este año Madruga lleva las riendas del ecosistema de partners de Red Hat en EMEA. En esta entrevista, el directivo español habla de su cometido y de cómo los partners se pueden aprovechar de la demanda de soluciones de edge computing o de propuestas de nube híbrida que les permitan esquivar el temido vendor lock-in (o cerrojazo) de los gigantes de la nube pública.  

¿Cuál es exactamente su nuevo cometido en Red Hat como vicepresidente del ecosistema de partners en EMEA? ¿Y cuáles son tus objetivos?

Los partners son el núcleo de la estrategia de nube híbrida abierta de Red Hat. Mi cometido en este nuevo puesto es que los partners reciban de Red Hat todo lo necesario para poder llegar mejor al mercado, y poder aportar soluciones de mayor valor añadido que se correspondan con las necesidades de los clientes finales: plataformas de tecnología abierta que no condicionen las opciones de innovación y cambios que las empresas necesitan realizar cuando sus modelos de negocio evolucionan. Que la nube, o las diferentes nubes que se quieran combinar, sean fuente de ventaja competitiva y no se conviertan en una cárcel que limite las opciones futuras de cambio.

Pero esto no es sólo algo que yo quiero hacer desde mi departamento en Red Hat. Esto es algo que toda la empresa, en todos los departamentos, tiene asumido. Un ejemplo de ello es la nueva oferta de formación sin coste para que los partners puedan mejorar su experiencia en la nube híbrida abierta.

Empresas como Red Hat se presentan como una solución al temido vendor lock-in de los grandes proveedores de nube. ¿Está aprovechando su canal esta oportunidad?

Claro. Ese es uno de los diferenciadores clave de los ecosistemas a los que Red Hat contribuye. Nuestra tecnología está basada al cien por cien en código abierto, que nosotros mismos ayudamos a desarrollar en las comunidades abiertas en las que participamos y promovemos. Por eso, ya desde la ingeniería abierta del software, el código tiene que funcionar para todo el mundo, en todos los entornos. Y hay una garantía de que este software siempre permanecerá abierto.

Además, Red Hat se asegura de que las versiones que finalmente convertimos en producto, testamos, documentamos y ofrecemos con su debido soporte técnico y servicios asociados, quedan certificadas para funcionar con todo el ecosistema empresarial de tecnología, incluyendo, por supuesto, a todos los proveedores de cloud, tanto los que operan a escala mundial como los que son relevantes para nuestros clientes a nivel local.

Red Hat Forum de Madrid, en 2019.
Red Hat Forum de Madrid, en 2019.

Muchos clientes están seducidos por la potencia y el arsenal de servicios de los grandes hiperescalares. ¿Cuáles son los argumentos que tiene la nube híbrida frente a AWS o Azure?

Para formar parte de la economía digital en la que vivimos, las organizaciones necesitan de arquitecturas complejas en las que puedan gestionar, organizar y portar sus cargas de trabajo a diferentes entornos. Esta es la razón por la que las estrategias híbrida y multicloud están en auge. Hoy en día, según el último Global Tech Outlook de Red Hat, el 30% de las empresas usan una estrategia híbrida y un 13%, una multicloud. Y son las estimaciones conservadoras. La nube sólo pública y sólo privada, como principal estrategia de nube, es usada sólo por el 9% y 14% de las organizaciones, respectivamente.

Además, la previsión es que el porcentaje de actividad basada en una única nube se vaya reduciendo conforme la adopción vaya creciendo. Porque al principio, cuando estás probando, lo haces en una única nube. Pero cuando tu carga de trabajo en la nube crece, simplemente no puedes depender de una única nube, por muchos motivos, tanto técnicos como de negocio.

Además, hay que tener en cuenta que muchas organizaciones no pueden perder millones de dólares que ya tienen invertidos en TI existente, ni transformar sistemas y aplicaciones críticas de la noche a la mañana. Con la nube híbrida, que permite combinar los sistemas y aplicaciones tradicionales y locales con las cargas de trabajo e infraestructura nativas de la nube, se puede tener lo mejor de estos dos mundos, especialmente cuando se construye sobre una base de tecnologías abiertas.

“La nube sólo pública y sólo privada, como principal estrategia de nube, es usada sólo por el 9% y 14% de las organizaciones, respectivamente”

Un entorno híbrido permite tener el control y la elección sobre qué tecnologías se quieren usar, para tener nuevas funcionalidades, impulsar la transformación y balancear las cargas de trabajo donde queramos. La nube híbrida ofrece más agilidad y continuidad que cualquier enfoque único. Y en esta nube híbrida, si se quiere, las organizaciones también pueden usar los servicios de los grandes hiperescalares, como son AWS y Azure, aunque es mejor que lo hagan sabiendo las ataduras que dichos servicios les pueden generar.

El edge computing como complemento a toda la computación en la nube también parece que tiene un futuro brillante, y ahí Red Hat y sus partners también tendrán algo que decir. 

¿Algo que decir? Podríamos escribir libros. Y, de hecho, llevamos décadas escribiendo el código de software, junto con nuestros partners, que hoy en día es fundacional para las arquitecturas modernas de edge, que serían impensables sin cosas tan básicas, y a la vez tan sofisticadas, como es Linux.

Red Hat es la empresa líder en arquitecturas edge, junto con los ecosistemas en los que participamos, porque edge requiere de la computación y almacenamiento distribuido que el software abierto de Red Hat permite, de una forma ligera, segura y con rendimientos en tiempo real. Además, desde hace ya mucho tiempo estamos trabajando con todas las telcos del mundo para hacer posibles estas innovaciones sobre sus plataformas de telecomunicaciones, y facilitar así el cambio.

El despliegue del 5G nos pone frente a una nueva realidad, en la que va a ser indispensable el uso del edge computing. El volumen de información que generarán los dispositivos físicos se tendrá que procesar de una manera uniforme cerca del mismo, para lo que se necesita una mayor potencia informática. Hoy en día, ya podemos ver el uso de edge computing en muchos sectores, como el de las telecomunicaciones, la industria, el transporte y los servicios públicos, entre otros, pero su uso se hará intensivo cuando se lleve a cabo el tan esperado despliegue del 5G.

Gracias al edge computing se puede disminuir los costes de la red, evitar las restricciones de ancho de banda, reducir las demoras en la transmisión, limitar la cantidad de errores del servicio y controlar mejor la transferencia de los datos confidenciales. Esto significa que se pueden usar las aplicaciones que necesitan menos tiempo de respuesta, como las de realidad aumentada y virtual.

Red Hat fue pionera y sigue liderando en el mundo de los contenedores, frente a VMware y otras opciones . ¿Está el canal también aprovechando esta oportunidad para facilitar el despliegue de cargas de trabajo en los clientes?

Red Hat supo ver antes que nadie la aplastante lógica y beneficios de utilizar contenedores. El motivo por el que Red Hat lo vio antes que nadie es porque esta innovación, al igual que casi todas en la era de Internet, surgió trabajando en comunidades de código abierto, donde muchos intereses diferentes se aúnan, comparten y suman esfuerzos.

Y eso es lo que seguimos haciendo. Seguimos evolucionando nuestra plataforma Red Hat OpenShift para que sea cada día más sencilla de utilizar y a la vez aporte más a nuestros ecosistemas y a los clientes finales.

“El despliegue del 5G nos pone frente a una nueva realidad, en la que va a ser indispensable el uso del edge computing”

¿Cómo ve el año 2022 en términos generales? Lo digo porque parecía un año de clara recuperación post-Covid, pero ahora se oscurece con la guerra o con la inflación, por ejemplo.

Yo pienso que en los momentos más complicados, y con más incertidumbre, es precisamente cuando más hay que innovar y pensar estratégicamente de cara al futuro. En situaciones así es cuando se ve la importancia de que tu actividad, tus negocios, no estén atados por determinados proveedores o soluciones tecnológicas propietarias que puedan limitar tus opciones, y encarecer discrecionalmente tus decisiones.

Es importante poder cambiar de proveedores y de tecnología, poder moverte a opciones más baratas si eso es lo que necesitas, o a aquellas que te ofrezcan una mayor seguridad técnica, o a aquellas que operen en las zonas del mundo que sean importantes para tu negocio.

En estos momentos, más que nunca, es cuando debemos valorar nuestra libertad y construir nuestros negocios, y nuestras vidas, sin más ataduras de las imprescindibles. Por eso creo que, incluso en momentos complicados como este, las empresas van a aumentar su elección de nubes híbridas y abiertas.

 

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?