Noticias

Pat Gelsinger (CEO de Intel): "El mundo necesita más semiconductores"

Fabricantes

Intel anuncia resultados del segundo trimestre del año en medio de una ofensiva inversora que le llevará a gastar 40.000 millones de dólares en los próximos años en la construcción de fábricas de chips en Estados Unidos y Europa

Pat Gelsinger, CEO de Intel.
Pat Gelsinger, CEO de Intel.

Intel está en medio del huracán que vive la industria tecnológica por la falta de chips y de componentes en general. Y no sólo el sector TI, sino también otros de capital importancia, como el automovilístico o el de los electrodomésticos. La compañía, que ha reaccionado anunciando la construcción de varias fábricas de procesadores en diferentes partes del mundo en los próximos años, entre ellas dos en Europa a las que destinará nada menos que 20.000 millones de dólares, acaba de hacer públicos sus resultados del segundo trimestre del año, que son un barómetro de lo que pasa en la industria en general.

“El mundo necesita más semiconductores”, proclamó en su reunión con analistas el CEO de la compañía, Pat Gelsinger. Y parece que el gigante del silicio está dispuesto a llenarlo.  Aunque también admitió que la escasez podría prolongarse hasta 2023 porque construir este tipo de instalaciones lleva mucho tiempo.

Los ingresos de Intel en el trimestre se elevaron a 19.600 millones de dólares, prácticamente los mismos que en el segundo trimestre de 2020. Por su parte, el margen operativo fue del 28,3% y las ganancias netas se elevaron a 5.100 millones de dólares, también en línea con lo obtenido por la compañía hace un año.

Siguen creciendo las ventas de chips para PC 

Por líneas de negocio, la unidad de chips para PC (el Client Computing Group) creció un 6%, hasta facturar 10.100 millones de dólares, lo que supone un récord trimestral. Mientras que la de procesadores para centros de datos (Data Center Group) cedió un 9%, hasta los 6.500 millones de dólares. Ambos registros siguen la tónica de los últimos trimestres, en los que Intel se beneficia sobre todo de la fuerte demanda que portátiles en todo el mundo.

Otros negocios de Intel que tuvieron un buen comportamiento en el trimestre fueron los de IoT, donde creció un 47%, hasta facturar casi 1.000 millones de dólares, y Mobileye, su unidad de tecnologías para la conducción automática, que dobló con creces sus números, hasta los 327 millones.

Las expectativas de la compañía que dirige Pat Gelsinger para todo el año fiscal 2021 pasan por lograr una facturación de 77.600 millones de dólares y un margen bruto del 54,2%. En el apartado de personal, Intel cerró el trimestre con 113.700 personas en plantilla, casi 3.000 más que un año antes.

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?