Noticias

A vueltas con la tasa Google

Impuestos

A pesar de contar con el rechazo explícito de Ametic, el Gobierno ha dejado claro que una de sus primeras acciones en el ejecutivo consistirá en gravar a las grandes tecnológicas.

Tasa Google
Tasa Google

Sigue la polémica en torno a la posible aprobación de la Tasa Google por parte del Gobierno. A pesar de contar con el rechazo explícito de Ametic, una de las principales patronales del sector TIC, el Gobierno ha dejado claro que una de sus primeras acciones en el ejecutivo consistirá en gravar a las grandes tecnológicas.

La Tasa Google es un impuesto sobre determinados servicios digitales, del 3% de la facturación y cuyo principal propósito es que grandes tecnológicas como Google, Facebook o Amazon, tributen en los países donde generen beneficios. España se sumaría a Francia como únicos países donde existe dicha tasa frente al resto de estados de la UE donde se ha paralizado la aprobación de dicho impuesto.

En España la principal patronal del sector, Ametic, se ha levantado en armas contra la imposición de la tasa y esgrime un informe de PwC a petición de Ametic, según el cual la tasa Google tendría un impacto negativo en el PIB de entre 586 y 662 millones de euros. De acuerdo a una noticia publicada por el periódico La Información, las cinco grandes tech que operan en nuestro país apenas suman 31 millones de euros en concepto de impuesto de sociedades.

MicrosoftAmazonGoogleFacebook y Apple manejan algunos de los productos y servicios más utilizados en todo el mundo. Entre todas ellas, según las cuentas presentadas por sus diferentes filiales en España, suman apenas 31 millones de euros en concepto de Impuesto de Sociedades. Es decir, de media pagaron en torno a 6 millones de euros, una cifra muy alejada de la actividad real de cada una de ellas.

Todas estas compañías tienen un negocio real muy superior al que declaran en España. Por ejemplo, Google ingresó con su filial casi 100 millones de euros. La realidad es que varios estudios colocaron ese negocio en el entorno de los 800 millones de euros. Su sociedad local actúa como comisionista, pero la facturación de sus servicios vinculados a la nube o a la publicidad online se hace desde Irlanda, donde está la matriz y la propiedad intelectual y con un tipo impositivo muy inferior al español. No es una excepción. El resto de compañías tienen ingenierías similares con sedes en países como Holanda o Luxemburgo, que permite reducir sus cuentas) en España.

La última empresa que se ha sometido al escrutinio de Hacienda ha sido Cisco, que debió abonar 6,8 millones de euros en 2018 extra por una inspección sobre el Impuesto de Sociedades de los últimos años. Algo similar le sucedió a Oracle, uno de los gigantes del 'software' informático.

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?