Noticias

GTI compra Diode y se hace fuerte en comunicaciones e Internet de las cosas

Mayoristas

Desde hacía un par de años, Banco Ceiss, propietario de Diode, tenía en la agenda la venta del mayorista. Diode seguirá manteniendo su propia marca, sociedad mercantil y plantilla

Juan Pablo Rossi y Agustín Alarcón, de pie
Juan Pablo Rossi y Agustín Alarcón, de pie

El año empieza con sorpresa en el canal de distribución informático español. GTI ha anunciado la compra de Diode al Banco CEISS, entidad financiera perteneciente hoy a Unicaja y en la que se integró en su momento Caja Duero, anterior dueño de Diode. En una rueda de prensa organizada para dar a conocer la operación, Juan Pablo Rossi, director general de GTI, ha señalado que por Diode pujaron también otras entidades, aunque no desveló nombres por motivos de confidencialidad en el contrato.

La adquisición, de la que tampoco ha sido revelado el importe, no supondrá la desaparición de la marca Diode. De hecho, el mayorista especializado en identificación automática, movilidad o Internet de las cosas, seguirá operando de forma independiente y mantendrá la sociedad mercantil, su plantilla (en estos momentos de 42 personas) y sus oficinas.

Agustín Alarcón, que lleva muchos años al frente de Diode y que seguirá en el cargo en la nueva etapa, aseguró en la misma rueda de prensa que GTI era “la mejor opción” para su compañía por la complementariedad de los catálogos. Rossi también coincidió en destacar que “los solapamientos son mínimos”.

Agustín Alarcón calificó los últimos años en Diode de “muy duros”. “Hicimos una reconversión industrial de mucho cuidado”. Y es que desde el comienzo de la crisis, el mayorista, que acaba de hacer su 40º cumpleaños, ha ido renunciado a negocios que le daban mucha facturación y presencia, pero escasa rentabilidad, como la venta de sus propios PC (los Visa) y de ordenadores e impresoras de terceros. En este tiempo también ha perdido el contrato con Microsoft, fabricante de referencia de GTI. Hay que recordar que Diode era una empresa que en 2006 facturaba casi 200 millones de euros y empleaba a varios centenares de empleados, y que hoy ronda los 35 millones en ventas. Rossi alabó precisamente la capacidad de Diode de convertirse en un mayorista muy especializado y de valor añadido.

Si GTI se hace con un negocio de costes controlados y márgenes sostenibles, Diode se va a beneficiar de la capacidad financiera del mayorista que dirige Juan Pablo Rossi. Y es que, paradójicamente, a pesar de pertenecer a un banco, Diode ha tenido muy restringido en los últimos años el acceso al crédito. Rossi aclaró que el Banco Ceiss no podía aportar préstamos a Diode por haber recurrido al FROB, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria con el que el Gobierno ha reorganizado parte del sistema financiero español. “Los préstamos a empresas participadas se consideran capital y precisamente el Banco de España ha estado pidiendo a las cajas a las que ha prestado ayuda aportes en capital”, comentó Rossi. La necesidad de desinvertir impuesta a las entidades financieras que el Estado estaba saneando hizo que desde hace aproximadamente un par de años la venta de Diode estuviera en la agenda, reconoce Alarcón.  

Agustín Alarcón y Juan Pablo Rossi, de GTI
Agustín Alarcón y Juan Pablo Rossi, de GTI

Ahora, con la entrada en GTI, Diode se quita ese corsé y puede aprovechar en mayor medida la expansión que se presenta para el negocio informático general y sobre todo para nichos donde tiene presencia, como el del Internet de las cosas. Alarcón reconoce que con el banco de interlocutor pecaban de “inmovilistas” y que tenía muchos problemas para firmar con nuevos fabricantes o incluso para contratar a un product manager.

Asimismo, Diode se va a beneficiar doblemente de la operación porque va a poder también crecer en el exterior gracias a la mayor presencia internacional de GTI. En concreto, espera crecimientos importantes en Portugal, un mercado que se recupera y donde no tenía oficina propia. En el país luso, GTI cuenta con más de 10 personas. Por otra parte, Diode va a poder llegar a 24 países africanos, sobre todo del área francófona, gracias al despliegue que tiene GTI en Casablanca.

Aunque ambos mayoristas seguirán operando de forma independiente y no habrá bajas de personal –de hecho Rossi cree muy probable que ambas plantillas se refuercen durante 2016-, lo que sí habrá serán recortes de costes. “Hay sinergias en las contrataciones de servicios. El backoffice está subcontratado y ahí puede haber ahorros”, comentó Rossi.

Alarcón destacó que Diode, que, por los datos que él mismo aporta, factura anualmente alrededor de 35 millones de euros, mejora con esta operación sus previsiones de crecimiento para 2016. Según el directivo, los planes iniciales del mayorista para este año, que suponían crecer un 14 o 15%, se pueden quedar cortos. Por su parte, GTI, que está facturando algo más de 200 millones de euros cada ejercicio (el mayorista cierra año fiscal en septiembre), también tiene una previsión de mejora para 2016 del 13 o 14%, según adelantaba Juan Pablo Rossi. Por lo tanto, en un año la facturación conjunta de la nueva GTI podría rondan los 270 millones de euros. Un hito en un histórico del canal mayorista que ya ha entrado en la treintena. 

LA PREGUNTA
¿Está suponiendo la ley de registro horario una oportunidad de negocio para los partners de tecnología?