Noticias

El año del patinete eléctrico en el canal

Movilidad

Según GfK, las ventas en retail de estos vehículos casi se doblarán en 2021, llegando a las 285.000 unidades. Esta tecnología puede convertirse en eje de la movilidad sostenible

Patinete eléctrico de KQI3, de NIU.
Patinete eléctrico de KQI3, de NIU.

En los últimos años la movilidad urbana está cambiando a marchas forzadas. La necesidad de descongestionar las cuidades y reducir las emisiones de CO2 está alterando el paisaje en los núcleos más grandes de población. Hablamos de la aparición de flotas de coches de carsharing (como Car2go, Wible o Emov) o de servicios públicos y privados de bicicletas eléctricas, y también de la proliferación de flotas de patinetes eléctricos de alquiler.

Precisamente, uno de los dispositivos que, según las cifras de GfK, está viviendo un auténtico bum en los últimos tiempos es el de los patinetes eléctricos o scooters eléctricos. Según datos de esta consultora compartidos por el mayorista MCR, durante 2020 se comercializaron en puntos de venta en el mercado ibérico 160.000 de estos dispositivos.

Y este 2021 podría cerrar con unas ventas en España de 285.000 patinetes, aproximadamente el 20% de todos los que se comercializarán en Europa, lo que generará un negocio de unos 96 millones de euros. Para 2022 la previsión es que se rocen los 300.000 aparatos, que dejarán al retail unos 107 millones en ingresos.

Son cifras que confirman una tendencia que ya había ido consolidando en España en los últimos ejercicios. Y es que, según datos del Foro Económico Mundial referentes al verano de 2019, Madrid es la segunda ciudad del mundo por número de patinetes de intercambio.

Patinetes o scooters de NIU.
Patinetes o scooters de NIU.

El precio medio de los patinetes está claramente al alza. Antes se consideraban un juguete y ahora se piden dispositivos bien equipados para circular por ciudad

Los jóvenes, que cada vez menos están por la labor de ahorrar e invertir en un coche, son los más propensos a comprar un scooter y hacer trayectos urbanos con ellos. En muchos casos, el patinete es un complemento al vehículo, pues permite a personas que no viven en centros de ciudad hacer los últimos metros o kilómetros de desplazamiento con estos vehículos y evitar así la congestión del tráfico por las mañanas.   

Además, según cifras compartidas por MCR, el precio medio de estos vehículos mantiene una tendencia alcista. La razón es que al principio se consideraban prácticamente un juguete y tenían unas prestaciones limitadas, pero al convertirse en vehículos para el desplazamiento que compiten en las calles (ya no pueden ir por las aceras) con coches y motocicletas, cada vez vienen más equipados, con baterías y motores más potentes, luces, frenos, conexión a apps de móvil, etc. De hecho, se espera que el precio medio suba hasta los 366 euros el próximo año, casi 100 más que el que tenían en 2019.  

MCR firma con la china NIU

En julio MCR canceló su relación con Xiaomi para vender todo lo que se conoce como “el ecosistema” de la marca china, donde los scooters y los wereables (como relojes y pulseras) eran productos fundamentales. Pero MCR quiere seguir siendo una referencia en el mundo de la movilidad sostenible y por eso ha firmado ahora un acuerdo en exclusiva con otro fabricante chino. Se trata de NIU, una compañía que, a pesar de tener siete años de vida, ya vende motocicletas, bicicletas y patinetes en más de 40 mercados y cotiza en el Nasdaq.

Oficinas y almacén de MCR en Getafe.
Oficinas y almacén de MCR en Getafe.

El producto estrella de NIU en España por el momento es el scooter KQi3, que viene en dos versiones (Sport y Pro), y que sale con PVP entre 600 y 700 euros. Se trata de un patinete de gama alta con una batería de 48 voltios, autonomía de 40 a 50 kilómetros, control de tracción trasera, frenos de doble disco y velocidad máxima de 25 kilómetros, que es lo que marcan de tope las autoridades para este tipo de vehículos. Además, las dos versiones de este patinete se pueden bloquear con el smartphone y también se pueden gestionar desde una app a través del móvil, que se conecta con el aparato por Bluetooth.    

LA PREGUNTA
¿En qué medida se beneficiará, como partner de tecnología, de los fondos europeos?