Opinión

La digitalización de las escuelas, una gran oportunidad para el canal

Sin duda alguna, la tecnología ha sido la gran aliada de la escuela en este periodo y ha quedado patente que la digitalización se tiene que abordar en presente, no en futuro. En mi opinión, el sector educativo ha sido uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus y también el que más cambios y oportunidades ha mostrado: profesores, alumnos y familias han tenido que adaptarse a marchas forzadas a una nueva forma de enseñar y estudiar en la que lo digital es la única vía de conexión entre docentes y niños.

Concretamente, en los últimos años en España, he sido testigo de la progresiva introducción de la tecnología en la educación y en las metodologías de aprendizaje, aunque a veces a una velocidad que no era la deseada. Estamos por encima de la media europea en porcentaje de centros educativos que cuentan con ordenadores, tablets, dispositivos digitales e Internet de alta velocidad: un 68% frente al 53% europeo, según cifras de la Comisión Europea. No obstante, los estudiantes españoles usan estos recursos menos que los europeos (49% semanal frente al 52% en secundaria y 58% en lugar del 59% en bachillerato).

Lo que está claro es que la escuela sin un buen equipamiento tecnológico está más predispuesta al fracaso. Pero los expertos en tecnología y educación también advierten que digitalizar las aulas es mucho más que invertir en portátiles y tablets para los estudiantes. Hace falta preparar a los profesores y los alumnos para que puedan sacar partido de la tecnología y que ésta no se convierta en un obstáculo para el aprendizaje.

"Digitalizar las aulas es mucho más que invertir en portátiles y tablets para los estudiantes. Hace falta preparar a los profesores y los alumnos para que puedan sacar partido de la tecnología"

La importancia de las TIC continuará creciendo todavía más a medida que los profesores o directores de centros comprueben los beneficios en el desarrollo académico de los alumnos, logrando sus objetivos e incrementando su eficiencia. Para una correcta digitalización de los centros escolares hay que diseñar un ecosistema que equilibre no solo entre el hardware y el software, sino también entre las necesidades de los estudiantes y el personal docente. Y, por supuesto, que tenga en cuenta las limitaciones presupuestarias de la administración.

Una solución interesante en estos casos es la nube. Si se implementa correctamente, es la opción más segura: si se introducen los datos del centro en la nube, desde la información personal de los estudiantes hasta el material educativo, podemos acceder a ellos en cualquier lugar y en cualquier momento. Este sistema remoto es útil también cuando surgen problemas con un dispositivo en particular, ya que nos permite pasar a otro sin perder información y sin dificultad.

Los sistemas cloud que manejamos en nuestros equipos, como líderes en Mobile PC en el sector de la educación K12—donde hemos conseguido una cuota de mercado del 56% durante el segundo trimestre de 2020—, han demostrado ser una solución fácil y segura. Asimismo, encabezamos las ventas de dispositivos Chromebook en el mercado educativo en España con una cuota del 57,9%, según los últimos datos de la consultora Futuresource, gracias a dispositivos como Chromebook 511: un dispositivo que simplifica el proceso de establecer un entorno de aprendizaje digital, con características como Qualcomm Snapdragon 7c y conectividad 4G LTE. Otros equipos, como TravelMate Spin B3, con pantalla táctil, webcam Full HD y un veloz Intel® Wi-Fi 6, aportan a los estudiantes todo lo que necesitan para tener éxito en las aulas interactivas o virtuales.

Como vemos, el segmento de la educación ofrece numerosas oportunidades en la comercialización de dispositivos móviles, seguridad y cloud; y los centros escolares necesitan contar con proveedores expertos, de confianza y que sean prescriptores. Ante esta realidad, el canal de distribución no se puede quedar atrás. En mi opinión, lo primero es que conozcan el mercado educativo: este se rige por diferentes normas que otros sectores verticales, como la industria o la banca, ya que tienen un componente público muy elevado. Es necesario conocer los procedimientos, los plazos, formularios, requisitos de certificación o la volatilidad de los presupuestos escolares para tener éxito y sobre todo conocer y transmitir las ventajas para el centro de dicha digitalización.

Asimismo, el canal también tiene que conocer la realidad de cada centro escolar. No todos están en la misma región, ni tienen las mismas prioridades, ni el mismo tamaño, ni el mismo presupuesto. Lo mejor es personalizar la oferta para cada centro educativo.

"El canal también tiene que conocer la realidad de cada centro escolar. No todos están en la misma región, ni tienen las mismas prioridades"

Como fabricante, me gustaría remarcar la importancia de ayudar a los socios a satisfacer las necesidades de sus clientes. Formándolos con plataformas como la Acer Academy, y acompañándolos  tratando de ofrecer soluciones flexibles e integrales para procesos pedagógicos en constante evolución: plataformas como Acer Education Solution Centre está dedicada a un número limitado de distribuidores asociados con un alto nivel de experiencia, capaz de satisfacer las necesidades tecnológicas de los clientes del sector educativo y de suministrar soluciones flexibles e integrales para procesos pedagógicos en constante evolución.

En resumen, se trata de nuevas oportunidades a las que el canal TI deberá estar atento para seguir haciendo crecer su negocio. Asimismo, la comunidad educativa se enfrenta a desafíos sin precedentes, pero las administraciones, el personal de TI y los profesores pueden enfocar esta situación como una oportunidad de aprendizaje que hará que los ecosistemas de sus instituciones sean más fuertes y eficientes en el futuro; desde Acer for Education nuestra misión es responder y anticiparnos a estas necesidades.

LA PREGUNTA
¿Cuándo se producirá la recuperación de la economía y del negocio tecnológico?