Noticias

Sage: "Los ISV tienen pocos medios técnicos, comerciales y de marketing"

Negocios

Óscar Jiménez, responsable de ISV en Sage, habla en una entrevista de las dificultades que tienen hoy los desarrolladores locales para salir adelante y explica cómo su compañía puede ayudarles. También analiza las tendencias de futuro que los proveedores de ERP y apps deberán tener en cuenta

Óscar Jiménez, responsable de ISV de Sage.
Óscar Jiménez, responsable de ISV de Sage.


¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan los desarrolladores locales de software de gestión de España?
Uno de los principales escollos con los que hoy en día se pueden encontrar los desarrolladores de software es consecuencia de los pocos recursos técnicos con los que cuentan, es decir, existe una dificultad real en poder mantener sus soluciones adaptadas a las nuevas necesidades, tanto legales como de mercado (entorno, tecnologías…). A los pocos medios técnicos, debemos sumar un escaso recurso comercial junto con una baja actividad en marketing. Todo ello desemboca en una importarte limitación de su crecimiento, difícil captación de nuevo cliente, sin exposición comercial y anclados en modelos de comercialización tradicionales que les impiden avanzar hacia otros modelos basados en la recurrencia (cloud, suscripción..) por el impacto negativo que estos podrían tener a corto plazo en su tesorería.
 
¿Qué propone Sage para que estas compañías superen esas dificultades?
La propuesta de Sage se fundamenta en un modelo de colaboración win-win. Un modelo basado en dos vertientes:
 
-Migración: Modelo diseñado para fabricantes locales con una tecnología obsoleta que buscan asegurar la continuidad de sus clientes bajo una plataforma tecnológica puntera que les asegura todo cambio y actualización legal. Por ello, desarrollamos conjuntamente un plan de migración automatizado que permite pasar de una tecnología a otra de forma transparente para el cliente. De este modo, el fabricante mantiene y amplía su cartera de clientes (ahora en tecnología Sage), incrementando así su recurrencia y ampliando su oferta mediante upssell y crossell de productos.
 
-Integración: Modelo diseñado para aquellos fabricantes de software vertical que quieren completar su solución con productos core de Sage despreocupándose de la carga legal. En estos casos, ayudamos en la integración de ambas soluciones para que así pueda ofrecer a sus clientes una solución completa y definitiva.  Adicionalmente, Sage funcionará como un escaparate donde se incluirá la solución del fabricante dentro de nuestro catálogo de soluciones integradas Sage, ampliando así el impacto en aquellos clientes que necesitan de una solución de valor con funcionalidad verticalizada. 
 
El del ERP es un mercado muy fragmentado y minifundista. ¿Cuáles son hoy los factores que ayudan a un proveedor a diferenciarse de tantos competidores? 
La clave siempre está en entender los requerimientos que solicita el cliente, por ello los factores diferenciales que hacen destacar a un ISV Sage sobre el resto de proveedores se basan principalmente en la potencia del producto, potencia que se obtiene de la suma de nuestras soluciones Core junto a la especialización de su vertical. Si a esta potencia le añadimos el gran conocimiento que tiene el proveedor de su sector, la capacidad para adaptarse a las necesidades del cliente y la cercanía, obtenemos la columna vertebral que le harán diferenciarse del resto. 
 
¿Cuál es la propuesta tecnológica y comercial de su compañía para los ISV locales?
Sage ofrece a su ecosistema ISV un amplio abanico de soluciones estándar que cubren todo el espectro de mercado, desde Sage One para autónomos hasta X3 para gran empresa, pasando por Contaplus, Facturaplus y Nominaplus para microempresas, Murano y Eurowin para la pequeña y mediana empresa y Sage Despachos para asesorías y despachos. Asimismo, disponemos de un equipo multidisciplinar dedicado exclusivamente al desarrollo del ISV desde un punto de vista tanto técnico como comercial y contamos con un programa, diseñado a medida del ISV, que busca asegurar la rentabilidad de esta iniciativa tanto para el ISV como para Sage.
 
¿Hacia dónde va este mercado en el medio plazo? Estoy pensando en fenómenos como la nube, la movilidad o la estandarización alrededor de la plataforma de las grandes marcas.
Sin duda el mundo del software está cambiado a un ritmo vertiginoso. Es por ello que las soluciones de gestión empresarial del futuro deben garantizar, entre otras cosas, la interconectividad con distintos sistemas operativos, con redes sociales y con terceras aplicaciones, de ahí que, por ejemplo, las API llegarán a ser esenciales. Además, está la movilidad. Todos somos y seremos cada vez más móviles, por tanto las aplicaciones de gestión deberán adaptarse a esta nuevas necesidades y realizar más tareas desde este tipo de dispositivos. También está el big data o Internet de las cosas, puesto que los usuarios o clientes o potenciales generamos cada vez más información digital y saber explotarla es clave para poder definir una estrategia empresarial óptima, así que las aplicaciones de nueva generación deberán ser capaces de gestionar cargas masivas de datos. Por su parte, la nube es y será el entorno donde residan todas las aplicaciones empresariales a futuro, aspecto que aligerará enormemente la dependencia de las empresas a la oficina “tradicional”, dinamizando al máximo los negocios y acercándola al cliente. También deberemos prestar atención al concepto “cero papel”. Y es que en pleno sigo XXI el papel deja de tener sentido, y ahí tiene mucho que decir la e-factura, ya que ayudará a las empresas a, poco a poco, ir adentrándose en el mundo del documento digital. También será esencial la administración electrónica; la necesidad de aligerar a la Administración Pública hará primordial desarrollar aplicaciones inteligentes que automaticen todos los trámites burocráticos para pasar de una ventanilla física a una virtual. Queda mucho camino por recorrer, pero la meta cada vez está más cerca.
 
¿Hay un problema serio en España de falta de personal cualificado para desarrollar y mantener aplicaciones de negocio? Por lo que tengo entendido, los jóvenes estudiantes de informática ya no ven atractivo trabajar en el ámbito del ERP y se inclinan más por el diseño web o el desarrollo de apps para móviles. 
En España existe un problema general de carencia de recursos técnicos. Quizá el mundo Web/App puede parecer más vistoso y atractivo para los jóvenes estudiantes que el de un ERP tradicional, pero la realidad es que los ERP de nueva generación cada vez tienen más de apps que de ERP, por lo que es sensato pensar que, en un futuro no muy lejano, ambos mundos confluirán de un modo u otro. 
Pero lo que realmente no hemos de perder de vista es que el valor real que aporta un consultor/técnico reside ya no tanto en el lenguaje de programación que conozca, sino en el conocimiento del negocio y de lo que puede aportar para mejorarlo. Es ahí donde realmente radica la dificultad y el talento. 

LA PREGUNTA
¿Va a haber roturas de stock en el canal en la recta final de 2020?