Noticias

El año del RPA en la pyme

Pymes

El software de automatización de procesos o RPA vive un momento dulce porque permite eliminar tareas repetitivas en las oficinas y, por lo tanto, elevar la productividad

Las inversiones en RPA se amortizan en un año.
Las inversiones en RPA se amortizan en un año.

Cuando se habla de robots, solemos pensar en el mítico androide C-3PO de “La Guerra de las Galaxias” o en los potentes brazos electrónicos que ayudan a los operarios de una fábrica a ensamblar coches, por ejemplo. Sin embargo, la robotización está calando de forma silenciosa en todos los ámbitos, y uno de ellos es el del software de oficina. De hecho, en los últimos tiempos, una de las tendencias estrellas del mundo tecnológico es el de la llamada automatización robótica de procesos o RPA. Se denomina así al proceso de automatizar las tareas más simples y repetitivas, tales como la recopilación de datos de un archivo y su posterior introducción en una aplicación empresarial, por ejemplo.

“Cuando hablamos de RPA, no hablamos de un robot físico. Hablamos de un enfoque para trabajar en múltiples aplicaciones y programas de software e ingresar, mantener, migrar, integrar y extraer datos en hojas de cálculo”, asegura Aaron Harris, CTO de Sage, una compañía que considera que RPA será una de las tendencias que marquen este 2020.

RPA elimina muchas tareas manuales en las oficinas, como la introducción de datos y documentos en una aplicación empresarial

La automatización de procesos mediante software tiene como objetivo de disminuir la intervención humana en el uso de aplicaciones informáticas, especialmente en tareas repetitivas. Pero el propósito último es mejorar la productividad dentro de las empresas y por lo tanto su rentabilidad. RPA es un término relativamente nuevo, pero no el concepto que hay detrás, ya que desde hace décadas se han buscado formas de optimizar recursos a través de software que realice funciones específicas en tiempo récord. Se calcula que las mejoras que introduce la automatización de procesos generan un ahorro de más del 20% al año a las compañías que las abordan, y el retorno de la inversión también se produce en este mismo margen de tiempo.

Fuente: Pressfoto/Freepik.
Fuente: Pressfoto/Freepik.

Según Sage, actualmente solo las grandes empresas están utilizando la automatización robótica de procesos a una escala considerable. Sin embargo, el proveedor de software de gestión para pymes considera que en este 2020 también se empezará a ver su utilización en compañías pequeñas. Los ingresos de la industria alrededor de RPA crecieron hasta los 864 millones de dólares en 2018 en todo el mundo, y llegaron hasta los 1.300 millones en 2019. Este significativo aumento lo convierte en uno de los segmentos de más rápido crecimiento en el ámbito del software, según Gartner.

Ayuda a la transparencia

Además, hay mucho terreno por conquistar. “Dos tercios de los procesos financieros están automatizados, de una forma u otra. El tercio restante lo ocupan las solicitudes de información ad hoc o humanas”, recuerda Aaron Harris, de Sage. “El siguiente paso de la RPA es el de automatizar estos procesos. Todo ello, traerá como resultado una gestión del tiempo más útil y eficaz para cada uno de los actores implicados en las tareas”, insiste.

Además, la RPA ayudará a las empresas, sobre todo a las grandes, en su empeño de ser transparente. Durante los próximos años, más compañías con visión de futuro comenzarán a compartir sus resultados financieros en tiempo real, liberando así el potencial que es proporcionar un acceso instantáneo a la salud financiera de una empresa.

RPA desata el interés de los inversores

A nivel de proveedores, el sector del RPA está muy movido y está atrayendo el interés de los grandes inversores. De hecho, ya hay firmas “unicornio”, es decir, empresas que sin cotizar en Bolsa superan los 1.000 millones de dólares de valoración. Es el caso de la californiana Automation Anywhere, que en 2018 se vio beneficiada por una ronda de financiación de 250 millones de dólares en la que participó entre otros Goldman Sachs, y que también recibió más de 300 millones de SoftBank. También destaca el caso de UiPath, fundada por dos emprendedores rumanos y que, después de varias rondas multimillonarias, la pasada primavera dio un salto adelante importante con una inyección de 568 millones de dólares procedentes de Alphabet, la matriz de Google, entre otros.

LA PREGUNTA
¿Va a haber roturas de stock en el canal en la recta final de 2020?