Encuentros

¿Por qué las empresas españolas no compran más seguridad?

Seguridad

Fabricantes como Eset, G Data y HP, acompañados de varios mayoristas, analizan en el Foro de Seguridad de CHANNEL PARTNER las posibilidades de este negocio y también las dificultades para convencer a los clientes de que inviertan

La seguridad es uno de los sectores tecnológicos más calientes del momento. Prueba de ello son los crecimientos anules que reportan fabricantes y partners especialistas, muy por encima del 10%, y la inflación de los salarios vivida en los últimos tiempos. Para hablar de las oportunidades que hay alrededor de la seguridad, CHANNEL PARTNER organizó en Madrid un foro en el que participaron Javier Candau, jefe del departamento de ciberseguridad del Centro Criptológico Nacional y portavoces de Eset, G Data, HP, GTI, Ingecom e Ireo. Candau llamó la atención sobre los peligros a los que se enfrentan las infraestructuras en España ante amenazas como el ciberespionaje y el terrorismo.

Por su parte, los fabricantes y mayoristas invitados hablaron de la necesidad de despertar la conciencia de las empresas en materia de seguridad, de las repercusiones en el negocio que puede tener el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos y de la necesidad de que los partners colaboren para abordar los proyectos en el cliente final. Como señaló uno de los directivos que tomaron la palabra en el foro, “no hay soluciones sencillas porque los problemas siempre son complejos”. Y es que el cibercrimen es hoy una industria ágil y bien organizada, y no hay tiempo ni esfuerzos que perder.  

El problema es que no se ve

El debate de fabricantes y mayoristas lo abrió Ireo. Joaquín Malo de Molina, responsable de desarrollo de negocio de seguridad en el mayorista, vino a recordar que el gran problema de la inseguridad asociada al software es que no se ve. “Es algo que está ahí, pero no se puede tocar”. En opinión de Malo de Molina, las pymes tienen que dar el paso para no considerar la seguridad como un coste, “y sí como una vía para aumentar la productividad”. Un asistente se quejó de que “no hay cultura de la seguridad informática en España”. “Las empresas no se han planteado jamás de que les pudieran robar los datos. Cuando vas a hablar de seguridad con muchos CIO, éstos vienen con chicos jóvenes, que son los que hacen de interlocutor”, señaló.

Por su parte, Melchor Sanz, responsable de preventa de tecnología y soluciones de HP, explicó que la tarea de todos es “divulgar que las amenazas están ahí y que entre todos podemos mitigarlas”. Sanz cree que muchas empresas no son conscientes de los peligros porque nunca han sido atacadas, pero en cualquier momento pueden serlo por gente que no tiene por qué tener grandes conocimientos y recursos. “Hay que profundizar en esa labor de divulgación”.

Javier Arnaiz, responsable de negocio empresarial de G Data, comentó que se ha producido “una cierta banalización” de la seguridad que ha llevado a que en muchas ocasiones se “ponga cualquier cosa” para frenar a los ciberdelincuentes, y que precisamente eso deja abiertas muchas más puertas de las que cierra. “No hay soluciones sencillas para problemas que son complejos”, advirtió. Para Carlos Tortosa, responsable de grandes cuentas de Eset en España, “los departamentos TIC deben motivar al empresario a invertir, y al final la gente se está dando cuenta de que su valor es la información”.

Aspecto general del FORO SEGURIDAD de CHANNEL PARTNER, febrero 2017.
Aspecto general del FORO SEGURIDAD de CHANNEL PARTNER, febrero 2017.

Los malos son muy listos

Javier Modubar, director general de Ingecom, llamó la atención sobre el hecho de que en el lado oscuro se organizan muy bien y el rival a batir es temible. “El cibercrimen no es un grupo, sino que son múltiples grupos que se juntan para atacar empresas, gobiernos o infraestructuras críticas. Eso hace que las pymes tengan complicado parar esos ataques”. Modubar recordó también que para el usuario es complicado optar por una solución. “Hay 500 startups de seguridad, y cada una hace una cosa muy específica. Por eso las empresas necesitan mucha consultoría y asesoramiento”.

Daniel Laguna, CIO de GTI, dijo que los ataques “pueden llegar por cualquier sitio” y que los partners necesitan estar muy especializados, y que para ello no les queda más remedio que invertir. Para Carlos Tortosa, de Eset, la gran inversión a realizar es de “tiempo”. Melchor Sanz, de HP, disintió al no ver necesario que todos los partners tengan que especializarse. “Nosotros tenemos 8.000 socios que venden casi de todo, y no creo que todos deban ser especialistas de seguridad. Pero sí deben hacerse con unos conocimientos básicos para advertir al cliente de los peligros que corre, y que luego sea éste el que recurra a un verdadero especialista”. 

Javier Modubar, de Ingecom, habló también de la necesidad de que los partners colaboren para mantener el tipo en un mundo complejo y que, además, avanza a ritmo de vértigo. “Empiezan a haber ramas dentro de la ciberseguridad totalmente diferenciadas: minería de datos, redes sociales, IoT, infraestructuras críticas…”. Modubar recalcó que hay más malos que buenos en estos momentos, y que en el lado de los buenos faltan los especialistas y que en el lado del malware la profesionalización es enorme. 

Melchor Sanz, de HP, comentó que cuando un distribuidor pequeño o mediano tiene que recurrir a un especialista de seguridad, tiene miedo de perder el control del cliente. Para remediarlo, HP cuenta con partners que sólo hacen el asesoramiento en seguridad y que no pretenden quedarse con todo el negocio. En esta línea, Joaquín Malo Molina, de Ireo, señaló que los partners tienen que invertir en conocimiento, y no tanto en especialización, “sobre todo para saber a quién hay que recurrir cuando un cliente tiene un problema”.

---------------------------------------------------

El reportaje fotográfico del evento está disponible en este link

---------------------------------------------------

[La cobertura completa de este evento será ofrecida en el número 175 de CHANNEL PARTNER, correspondiente a marzo de 2017]

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?