Noticias

Huawei también entona su “developers, developers, developers”

Fabricantes

La compañía inaugura su macroevento Connect, que se celebra en Shanghai, con la promesa de invertir 1.500 millones de dólares en su comunidad de desarrolladores para triplicar el número de empresas de software asociadas a su plataforma

Huawei Connect Shanghai 2019
Huawei Connect Shanghai 2019

Juan Cabrera (Shanghai)

Huawei apuesta fuerte en computación y en desarrollo de aplicaciones. La compañía celebra estos días en Shanghai el macroevento Connect 2019 con el telón de fondo de la guerra comercial de Estados Unidos con China, que ha puesto en entredicho la colaboración de Huawei con Google y que ha llevado a la firma asiática incluso a sacar su propio sistema operativo para móviles.

Huawei ha mandado el mensaje claro de que va a potenciar su comunidad de desarrolladores e ISV en todo el mundo, y para ello se ha comprometido a destinar 1.500 millones de dólares, aunque no ha dicho cómo se va a gastar este dinero. En la actualidad, Huawei presume de tener 1,3 millones de desarrolladores y 14.000 ISV trabajando de alguna forma con sus tecnologías, y el objetivo es llegar a 5 millones.

Lo anunciaba hace unas horas en su charla inaugural del Connect 2019 el presidente de turno de la compañía, Ken Hu, un veterano con más de 30 años de carrera profesional, siempre en la misma compañía. Resuena en esta estrategia el “developers, developers, developers” que puso de moda el histriónico Steve Ballmer cuando era CEO de Microsoft y que todavía llama tanto la atención en YouTube.

Pero Huawei no sólo quiere potenciar su ecosistema de desarrollo de apps, sino que también va destinar la inversión en llevar a más especialistas en software empresarial a su nube y a familiarizarlos con su gama de procesadores, que va desde los chips Kirin, para móviles, a los Kunpeng, para aplicaciones de inteligencia artificial, pasando por los procesadores Ascend, dispositivos de propósito general.

Atlas 900: nuevo cluster para entornos de IA

Otras de las novedades dadas a conocer por Huawei en su evento de Shanghai, que congrega a más de 25.000 profesionales, entre clientes, partners y desarrolladores, es Atlas 900. Se trata de un cluster de alta computación gobernado por sus propios chips Ascend y que está destinado a eliminar cuellos de botella en entornos de procesamiento de grandes volúmenes de datos destinados a nutrir aplicaciones de inteligencia artificial.

Para ilustrar los poderes de Atlas 900, Huawei invitó a Shanghai a Philip Diamond, presidente de SKA, organización intergubernamental dedicada a la investigación astronómica, un organismo que cada año genera 600 petabytes de información procedentes de miles de antenas y receptores repartidos por todo el mundo. También intervino Gao Wen, de la Academia China de Ingeniería, que habló de la red de laboratorios estatales que posee el Gobierno chino para estimular la innovación en el país y de cómo recurren estos centros a la tecnología de Huawei.

Un gigantesco negocio de 2 billones de dólares

En su charla inaugural, Ken Hu, que no habló prácticamente del negocio de móviles y conectividad y que pasó de puntillas por la controversia con Google cuando los periodistas le preguntaron, insistió en que el mundo del hardware ha cambiado y se impone “una computación basada en la estadística” donde las reglas todavía no están definidas. Hu aseguró que el 80% de la potencia de computación en el mundo acabará dedicada a la inteligencia artificial. 

“Si quieres entrenar a un algoritmo para reconocer un gato, tienes que alimentarlo con millones de imágenes y dejar que sea el sistema el que llegue a sus conclusiones acerca de lo que es un gato. Aplicaciones más complejas como las del coche autónomo, la astronomía o la predicción meteorológica necesitarán incluso más potencia de computación”, explicó el consejero delegado.

Además, señaló que esa computación requerida por la IA no sólo estará en la nube, sino en los extremos de la red (edge computing) y en los propios dispositivos, y por eso la compañía está preparada para dar guerra en todos los frentes. La oportunidad de negocio que se avecina para la industria es gigantesca: 2 billones de dólares en los próximos 5 años, casi el doble del PIB anual de España.  

LA PREGUNTA
El crecimiento de la economía se está ralentizando. ¿Hasta qué punto lo está notando en su negocio?