Opinión

El canal tiene que prepararse para cuando el virus afecte a la cadena de suministro local

Desgraciadamente, el coronavirus no sólo ha protagonizado las noticias de los diarios generales o los telediarios, sino también de los medios del sector tecnológico. Y lo hizo sobre todo a principio de mes por la presión que ejerció el miedo al contagio del virus en la organización del Mobile World Congress, que finalmente optó por cancelar el macroevento para sorpresa de muchos. Una decisión sabia a la vista de la evolución posterior de la enfermedad, que ya ha aterrizado en Italia y amenaza a la libre circulación de personas en la Unión Europea.

Pero no quedó ahí la cosa. El coronavirus también puede desestabilizar la industria mundial de equipos informáticos, toda vez que la mayor parte de la estructura fabril de la que salen los sistemas está radicada en China. De hecho, a nivel mundial los fabricantes de ordenadores ya notan el embate del virus. Según la publicación taiwanesa Digitimes, que está muy en contacto con los centros de producción asiáticos, los volúmenes de fabricación de notebooks de las cinco primeras marcas del mercado ya cayeron en enero un 30% con respecto a diciembre. En parte debido a factores estacionales, pero en parte también por los trastornos que está ocasionando el virus.

Pero lo peor llegará en las próximas semanas y se notará en el balance del primer trimestre del año. Digitimes prevé una caída de las ventas globales de notebooks entre un 29% y un 36%, el doble de lo previsto. Apple también ha avisado de que sus resultados se resentirán en este trimestre debido a los problemas de suministro de iPhone y a la menor demanda del mercado chino.

"Todos en el sector son conscientes de que, más tarde o temprano, los problemas llegarán, sobre todo a la cadena de suministros de componentes"

En todo caso, el problema sanitario que pone en jaque al mundo todavía no afecta al canal español. Las ventas de los mayoristas, según datos de GfK, siguen avanzando ligeramente porque la inercia del mercado del año pasado se mantiene. Ahora están saliendo de los almacenes muchos productos que entraron durante 2019, antes de que se declararan las primeras cuarentenas a causa del virus.

Así, en las siete primeras semanas del año los mayoristas nacionales reportaron ventas conjuntas de 731 millones en, un 0,2% más que en el mismo periodo de 2019. Eso sí, todos en el sector son conscientes de que, más tarde o temprano, los problemas llegarán, sobre todo a la cadena de suministros de componentes. Conviene estar preparados. 

LA PREGUNTA
¿Cuál va a ser, en su opinión, la evolución de la demanda de tecnología en el sector público en los próximos meses?