Noticias

Los smartphones plegables van ganando terreno

Movilidad

Un 34% de los estadounidenses muestra cada vez mayor interés por los dispositivos fflexibles que ganan peso como nueva categoría de movilidad en detrimento de las tabletas.

Samsung Galaxy foldable
Samsung Galaxy foldable

Un 34% de los consumidores estadounidenses están interesados en comprar un teléfono plegable como su próximo dispositivo, mientras que en el resto del mundo se espera que este mercado se triplique con respecto al pasado año. De acuerdo a un Yougov, los proveedores responsables de que este nuevo factor de forma avance a ritmo acelerado son Samsung con su Galaxy Z Flip y Z Fold y también Lenovo (Motorola) con el Razr. La encuesta también confirma que esta nueva categoría gana peso en detrimento de las tabletas.

La mitad de los usuarios de Samsung (52%) al igual que los propietarios de smartphones basados en Android (52%) son los más interesados en abanderar la migración hacia modelos plegables porque ofrecen la portabilidad que la nueva normalidad está demandando y contribuye a llenar el hueco existente entre los smartphones y las tabletas. Los dueños de iPhone, por el contrario, de momento no muestran tanto interés, aunque el gigante de Cupertino está explorando las diferentes posibilidades que le ofrece este negocio.

Aproximadamente dos tercios de los usuarios consultados consideran que el factor de  portabilidad es importante (67%), el 29% hace referencia al aspecto aspiracional y el 8% menciona el factor multitarea a la hora de valorar la opción de comprar uno de estos modelos.  Por otro lado, el 25% de los encuestados también menciona la singularidad como un elemento a tomar en cuenta (25%). 

El alto precio que todavía tienen estos modelos es un factor disuasorio para muchos compradores porque el coste de los smartphones plegables está entre los 1.000 y 2.000 dólares en Estados Unidos. Actualmente solo el 12% de los estadounidenses están dispuestos a gastar más de 1.000 dólares por un teléfono flexible y un 43% asegura que no están dispuestos a gastar más de 600 dólares.

 

 

LA PREGUNTA
¿Qué impacto cree que tendrá Windows 11 en su negocio en los próximos meses?