ESPECIAL

PaaS: la revolución en el desarrollo de aplicaciones



Dirección copiada

PaaS es uno de los principales servicios que las compañías tecnológicas ofrecen a sus clientes desde la nube. Explicamos en qué consiste, qué tipos hay y qué ventajas (y desventajas) tiene

Publicado el 20 dic 2023

Juan Cabrera

Redactor Jefe de Channel Partner



PaaS

El PaaS o plataforma como servicio es una de las modalidades de servicio en la nube que más están contratando las empresas en todo el mundo. En 2023, movió nada menos que 145.000 millones de dólares, según Gartner. Y para 2024, la previsión es que los ingresos de los proveedores PaaS alcancen los 176.500 millones. Lo que supondrá un avance del 21,5%. En este artículo explicamos en qué consiste, qué ventajas y desventajas aporta y cuáles son sus principales tipos y aplicaciones.

Definición de plataforma como servicio (PaaS)

PaaS es uno de los principales servicios que las compañías tecnológicas ofrecen a sus clientes desde la nube. En realidad es la abreviatura de plataforma como servicio (del inglés platform-as-a-service). Gracias a esta tecnología, las compañías disponen de una plataforma completa para desarrollar, ejecutar y gestionar aplicaciones sin la necesidad de crear y mantener su propia infraestructura de servidores y equipos de almacenamiento a nivel local.

Los proveedores de PaaS alojan todo en sus centros de datos, incluyendo servidores, redes, almacenamiento, software de sistema operativo, bases de datos y herramientas de desarrollo. Un proveedor de PaaS también ofrecerá a sus clientes frameworks, kits de desarrollo (SDK) y bibliotecas. Además de interfaces gráficas de usuario, interfaz de líneas de comando y API.

Como contraprestación, los clientes pagan una tarifa fija por acceder a una cantidad específica de recursos para un número específico de usuarios. También tienen la posibilidad de elegir un precio variable por el servicio, que cambiará en función de los recursos que utilicen. Algunos de los proveedores líderes de servicios de cloud, incluidos Amazon Web Services (AWS), Google Cloud, IBM Cloud y Microsoft Azure, tienen su propia oferta de PaaS.

Características de este modelo

Un buen servicio de PaaS o platform-as-a-service intenta simplificar lo más posible el trabajo del programador. Eso supone ofrecerle, por ejemplo, kits de desarrollo de aplicaciones móviles, bases de datos en la nube, programación en los principales lenguajes de desarrollo…

Diferencias entre PaaS, IaaS y SaaS

El PaaS es uno de las muchas modalidades de servicios cloud disponibles hoy para empresas y organismos de todo el mundo. Las diferencias frente a los otros dos servicios de este tipo más habituales (IaaS y SaaS) son claras. La infraestructura como servicio (IaaS) permite a los clientes acceder a un entorno de computación, almacenamiento o redes. Está dirigido al equipo informático de la empresa, y no al de desarrollo de aplicaciones, y permite a sus componentes gestionar máquinas virtuales, sistemas operativos o middleware, en función de las necesidades que tenga de estos recursos.

Por su parte, el SaaS o software como servicio permite gestionar todas las aplicaciones que mantienen la operativa de una empresa, como el correo, la gestión (ERP) o la relación con los clientes (CRM), entre otras cosas. Un servicio de SaaS hace posible que la compañía gestione las actualizaciones de este software y el mantenimiento en general. Y permite que los recursos contratados se ajusten en cada momento a las necesidades.

Y, como hemos dicho más arriba, el PaaS es un modelo específico del desarrollo de aplicaciones y programas, y no tiene que ver con la gestión de activos informáticos. Así, proporciona a una compañía los recursos de hardware y software necesarios para que sus programadores desarrollen aplicaciones sin que la empresa tenga que montar una infraestructura para ello.

¿Cómo funciona el modelo PaaS?

En una plataforma como servicio, los desarrolladores tienen todo lo que necesitan para crear una aplicación, como el editor de código fuente o el compilador. Además, tiene el middleware, que comunica las aplicaciones con los sistemas operativos sobre las que corren. Asimismo, la intefaz gráfica de usuario (GUI) permite a los programadores acceder a las tecnologías disponibles en el PaaS durante cualquier momento de su trabajo. Y, por detrás de todo ello, la labor de los desarrolladores está respaldada por bases de datos, servidores y redes que en todo momento permiten tener disponible el trabajo ejecutado.

Ventajas de PaaS para las empresas

Frente al desarrollo de aplicaciones y software de forma tradicional, el modelo de plataforma como servicio o PaaS tiene claras ventajas. Estas son las más reseñables:


Acorta el tiempo de lanzamiento

El hecho de no tener que configurar desde el principio una plataforma completa de desarrollo acorta tiempos. Con el PaaS, los programadores no tienen que crear ni gestionar estos entornos, sino que se pueden poner a escribir líneas de código y desplegarlas desde el primer día.

Actualizaciones siempre al día

En una plataforma de desarrollo en local, las empresas están obligadas a gestionarlas y a mantenerlas actualizadas con las últimas versiones de los entornos de programación que se usen. En el caso de un servicio PaaS, estas tareas recaen en el proveedor del servicio, y los clientes pueden dedicarse enteramente a lo que más les interesa: construir aplicaciones.

Acceso flexible

En un entorno PaaS, los desarrolladores pueden acceder a las herramientas y servicios compartidos en cualquier momento y lugar, y a través de cualquier dispositivo. Sólo necesitarán una conexión a internet.

La seguridad no es un problema

En un servicio PaaS, será el proveedor del mismo el encargado de proteger la infraestructura. Es otro quebradero de cabeza que desaparece para los clientes.

Pago por uso

Los clientes pagan solo por los recursos de desarrollo que utilicen. De esta forma, podrán acceder a herramientas y funciones caras que, de otra forma, no estarían a su alcance.

Desventajas de PaaS para las empresas

Aunque PaaS es uno de los servicios de nube que más crece en la actualidad. No obstante, también tiene algunas contraindicaciones:

Dependencia de internet

El acceso a PaaS siempre es a través de la web, por lo que un corte en el servicio puede afectar negativamente la productividad de los desarrolladores.

Ojo: la seguridad es compartida

No hay que olvidar que un servicio PaaS suele tener una responsabilidad compartida en la seguridad. Es decir, que el cliente es responsable de proteger sus datos y aplicaciones, independientemente de lo que establezca el proveedor. Y estos muchas empresas lo suelen olvidar.

Pérdida de control

En muchos equipos asuntos como la seguridad de los datos y su ubicación suelen causar inquietud. Al fin y al cabo, PaaS produce desarrollos que se almacenan en el exterior de las compañías. Además, hay quien recela de la excesiva dependencia que se puede crear con el proveedor del servicio.

Tipos de PaaS

iPaaS

iPaaS (integration platform as a service), también conocida como plataforma de integración como servicio, es una plataforma basada en la nube que conecta varias aplicaciones, sistemas y tecnologías dentro de la nube o en las instalaciones empresariales. Posibilita la implementación y el mantenimiento de los flujos de integración, sin la necesidad de hardware o middleware.

AIPaaS

AIPaaS (PaaS para inteligencia artificial) permite a los equipos de desarrollo crear aplicaciones de inteligencia artificial (IA) sin el habitual gasto prohibitivo de adquirir, gestionar y mantener potentes equipos informáticos y altas capacidades de almacenamiento y redes.

CPaaS

La plataforma de comunicaciones como servicio (CPaaS) es un modelo de entrega basado en la nube que permite a las organizaciones agregar capacidades de comunicación en tiempo real, como voz, video y mensajería, a aplicaciones empresariales mediante la implementación de interfaces de programa de aplicaciones (API).

mPaaS

mPaaS (plataforma móvil como servicio) es una PaaS que simplifica el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles.

Principales aplicaciones de PaaS

PaaS ayuda a los equipos a desarrollar y gestionar aplicaciones sin tener que asumir la complejidad de construir una plataforma de hardware y software que soporte este trabajo. Además, PaaS facilita el desarrollo y la gestión de API (interfaces de programación de aplicaciones), que son las que hacen posible el compartir datos entre programas. También PaaS admite lenguajes como Java, Python o Swift, que son la génesis de desarrollos para internet de las cosas (IoT). Asimismo, permite organizar entornos Agile y DevOps, para configurar el flujo de trabajo de los programadores y el mantenimiento de las aplicaciones. Y, por último, PaaS puede simplificar la migración de las aplicaciones existentes al cloud, u organizar una estrategia de cloud híbrido que permita a las compañías ejecutar las aplicaciones en el entorno que más le interese (nube pública, nube privada e infraestructura local u onpremise).

Tendencias de futuro de PaaS

PaaS ha revolucionado la gestión de los recursos de programación. Y en los próximos años será una de las modalidades de servicios en la nube que más se va a demandar. Las cifras de Gartner de las que hablábamos al principio de este artículo son contundentes. Hoy PaaS mueve 145.000 millones de dólares, una cifra que está cercana a lo que hace cada año un gigante como Microsoft y que es más del doble de lo que factura IBM. Y en 2024 este negocio crecerá más de un 20%.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4